En Vivo

Patria, nacionalidad y amor en canciones de Tony Ávila (+Foto)

Publicación: 21 Jul, 2024

Categorías: Culturales

Montevideo El cantautor cubano Tony Ávila subrayó el rol del arte y sus hacedores en el concierto de la guerra cultural que, dijo, tiene hoy múltiples escenarios e involucra a su país.

Ávila definió un contexto de guerra de ideas en la que se “trata de desmontar valores”, según manifestó en entrevista con Prensa Latina en Uruguay, donde se presenta por primera vez.

Se intenta vaciar de contenidos a sociedades enteras y dejar a seres inertes, manipulables, acotó en vísperas de su anunciada presentación en la emblemática Sala Zitarrosa de esta capital.

Antes cantó junto al músico uruguayo Pablo Etcheverry en el departamento de Canelones y en la sede de la embajada de Cuba aquí, ocasión en la que puso a bailar a cubanos, uruguayos e incluso a embajadores de varias naciones.

El músico cubano dijo que en la pugna cultural vigente el arte tiene que ir del lado de la verdad, a la que definió como un rompecabezas con muchas partes y puntos de vista.

Pero desde Cuba, donde nací, crecí y vivo, hay una posición de patria, nacionalidad y amor por nuestro país que marca tu obra, enfatizó.

“No tiene que ser una obra que acaricie el oído, sino que critique la sociedad en la que vivimos bajo una mirada constructiva, edificante; desde la lógica de entendernos y de creer que, pese a las dificultades, podemos salir adelante”, apuntó.

Acotó que por ello la crónica social estará siempre en sus temas.

Creo que el arte está necesitado de canciones de ese corte, aseveró el autor de temas como “Timbiriche”, “Tiene que haber de to´” o “El mundo de los más”.

Su último disco “Universos” se llevó el premio del concurso Cubadisco 2024, en la categoría de Nueva Trova.

Ahí hacemos un homenaje al cincuentenario del movimiento de la Nueva Trova, que ha sido banda sonora de la Revolución y también de la vida de muchos cubanos, latinoamericanos y de otras partes, expresó.

“La vida es finita y hay varios trovadores que físicamente se han ido despidiendo, pero está la obra, tan grande como la de Pablo Milanés, Vicente Feliú, Sara González. Ellos están en la herencia y en nosotros, los continuadores”

Tony Ávila afirma que compone desde los 15 años. Por eso asegura que pasó de la canción al magisterio. Se graduó en 1993 de estudios pedagógicos en marxismo-leninismo e historia. De allí, dice, le vienen herramientas para interpretar la realidad y expresarse.

“Es mi familia y mis amigos los que me convencen de que soy un trovador”. Y por ese camino los discos. Desde el de 2004, que se llamó Primera Vista con 12 canciones de su autoría con el sello Colibrí.

Pero en su cuenta considera al que llamó En Tierra, 2011, como el de apertura, pues para entonces “había más miradas puestas sobre mí y temas que ya eran conocidos”.

Ese disco lo armé con cinco canciones de amor, cinco sociales y cinco de guaracha. Puede parecer un frío método de cálculo, pero la intención era que estuvieran presentes esas tres líneas que integran mi obra, argumenta.

A su última entrega, “Universos”, le califica el “disco de la Covid”. Resultó esfuerzo salvador y “eje en torno al cual giramos”, aislados y a distancia en tiempos de la pandemia.

Manifiesta que aquel proyecto lo mantuvo unido a sus músicos cuando otros artistas y aspiraciones se desarmaron.

Allí dedica un tema a los médicos y los esfuerzos que hizo Cuba por salvar vidas propias y de otras latitudes.” También está una crónica sobre la moneda nacional, el peso, y el deseo de que levante; otra sobre la yunta de bueyes y “la necesidad de halar parejos”.

Tony Ávila dice sentirse a gusto en Uruguay. Le dicen que hacía mucho tiempo que no venía un trovador cubano. “Esta es una tierra muy querida donde conocen mucho de la música nuestra”.

El futuro del trovador antillano es “trabajar y trabajar”. A fines de año pudiera estar listo su nuevo disco, “A quien pueda interesar”.

También está inmerso en la organización de un festival nacional de trovadores en su patria. Será en agosto, y la sede, el balneario de Varadero.

La casa discográfica, Bis Music, le aprobó un disco de salsa, “aunque prefiero llamarlo de música bailable por respeto a los salseros”.

Tomado de PL Por Orlando Oramas León

Publicaciones relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *