En Vivo

Fidel y su cercanía permanente con esta ínsula

Publicación: 21 Jul, 2024

Categorías: Isla de la Juventud

Hace 65 años de aquel memorable encuentro. La población pinera de entonces, fundida con las patrullas juveniles que luego serían la Asociación de Jóvenes Rebeldes y después la Unión de Jóvenes Comunistas, se movilizaron frente al antiguo Ayuntamiento Colonial.    

Ocurrió en los albores de la Revolución:

Allí, a la vista de todos estaba el Comandante en Jefe Fidel Castro. Dicen que él se veía inmenso bajo el techado que cobija el hoy Museo Municipal. Era el primer encuentro del pueblo pinero con el Máximo Líder, que planteó desde allí el programa para la rehabilitación económica y social de la Isla, paso que —como escribiera el doctor Antonio Núñez Jiménez, hizo que este pueblo, olvidado por los sucesivos gobiernos de la pseudorrepública, alcanzara su verdadero valor en el ámbito nacional e internacional.

La palabra empeñada de Fidel fue siempre verdad definitiva. Pronto llegó ayuda de todos los rincones del país para una hacer de esta ínsula un sitio donde imperara la justicia social y la felicidad de sus pobladores.

Lo que prometió Fidel a su pueblo fue sesgado por circunstancias imposibles, fenómenos que lo superaban; pero siempre su palabra fue cierta y sanadora. En 1966, el ciclón “Alma” puso a sus pies parte del patrimonio natural y lo edificado por manos trabajadoras. Entonces llegó un contingente de más de mil 500 jóvenes para “Reconstruir lo perdido y avanzar mucho más”.

Más tarde arribaron al territorio las primeras Columnas Juveniles Agropecuarias para desarrollar el plan de cítricos, que fueron secundadas por la Columna Juvenil del Centenario, las Marianas, los seguidores de Camilo-Che, el Ejército Juvenil del Trabajo y miles de muchachas y muchachos que emprendieron las tareas agrícolas, industriales, de construcción, de servicios y de educación.

Las promesas de Fidel a su pueblo solo intentan romperlas las circunstancias imposibles, los fenómenos que lo superan. Hoy tenemos obstáculos, vivimos con limitaciones… Pero, con el triunfo revolucionario y lo diseñado por nuestro Eterno Comandante, quedaron atrás los tiempos en que esta Isla fue guarida de piratas, colonia norteamericana, presidio, zona franca, y sitio de juego y corrupción como único modo de vida. 

Publicaciones relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *