En Vivo

La doble moral del imperio yanqui

Publicación: 13 Jul, 2024

Categorías: Isla de la Juventud

Este comentario “es hijo” de noticias recientes: El pasado 21 de mayo, la prensa de Miami informó el caso de una niña de 13 años encarcelada por reportar al servicio de emergencias un falso tiroteo en una la escuela secundaria. A pesar de que la menor dijo que era una broma, esta fue apresada para su procesamiento, y pasó tras las rejas el 1ro de junio, Día Internacional de la Infancia. 

El hecho mueve el pensamiento. Es lógico, porque se produjo en Estados Unidos que se promulga número UNO entre los defensores de los Derechos Humanos a escala mundial; algo que es para poner en dudas, sobre todo, cuando se trata de los “derechos de la niñez”. 

A diferencia de otras naciones, Estados Unidos se negó, con varias justificaciones, a firmar la Declaración de los Derechos del Niño, seguida de la Convención sobre los Derechos del Niño, que entró en vigor el 2 de septiembre de 1990.

Por esa razón, en la nación norteña hay 200 mil menores de 18 años que viven el drama de estar presos, incluso en cárceles para adultos porque se les da el mismo tratamiento sin tener en cuenta la edad. Y no se extrañe con el siguiente dato: ¡sólo ocho de los estados norteamericanos establecen una edad penal mínima superior a los 10 años para sancionar a los niños y niñas!, en los demás es “parejo para todo el mundo” …

Si hojeamos las estadísticas de los propios Estados Unidos, podemos apreciar que, desde los inicios del siglo 19 cuando fue instaurada la pena de muerte – hasta 1985, habían sido ejecutados 365 niños. A esta situación escalofriante se suman los casi 3 mil que cumplen condenas de cadena perpetua en pleno siglo 21, más otros 2 mil 500 reclusos que fueron condenados a esa misma pena cuando eran aún menores de edad. 

La Organización de Naciones Unidas ha criticado a Estados Unidos por ser el único país que impone este tipo de condenas a menores de edad, sin embargo, nunca ha sido sancionado ni aparece en ninguna lista de países violadores de los Derechos Humanos.

¿Y entonces?

Entonces ¿dónde está la moral?

Entonces que se comprenda a Cuba cuando denuncia, cuando acusa, cuando alza la voz, e insiste en que Estados Unidos “levante” el bloqueo y “saque” a la isla de la lista de países patrocinadores del terrorismo, medidas que obstaculizan el comercio, las inversiones y las transacciones porque las empresas temen a las sanciones estadounidenses.

Entonces que se escuche a Cuba: el pueblo sufre, cual si cumpliera una injusta y larga pena. Y nuestras niñas y niños son de los más afectados por ese férreo bloqueo.

Publicaciones relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *