En Vivo

Leonel Limonta: “De mi alma el quinto” con Azúcar Negra

Publicación: 21 Jul, 2024

Categorías: Culturales

La Habana, Leonel Limonta y su popular orquesta Azúcar Negra, endulzan con su álbum De mi alma el quinto, la XXVII edición de la fiesta anual del disco cubano (Cubadisco 2024), que tendrá lugar hasta el 19 de mayo en La Habana.

   A propósito de su nominación en la categoría de Música Bailable, Leonel Limonta, en entrevista exclusiva para la Agencia Cubana de Noticias, ofreció detalles sobre su trayectoria artística.  

   Al preguntarle cómo llegó al mundo de la música, prefirió decir que más bien la música llegó a él; ya que proviene de una de las ciudades más carnavaleras del país como es Santiago de Cuba, donde acostumbraba a ir a fiestas y si se reunían en familia lo mismo su mamá montaba un coro que su tío tocaba la guitarra.

   Fue tanta su simpatía con la música, que quisieron ponerlo en una escuela para estudiarla, pero su tía más cercana lo impidió porque era un niño muy enfermizo, sin embargo después de los 14 años de edad continuó tras su sueño en la Habana.

   Al tener cierta edad, no podía entrar en un conservatorio y decidió hacerse tecnólogo, con Técnico Medio en maquinado y corte de los metales, carrera que estudió en el capitalino Instituto Politécnico Amistad Cubano-Soviética.

   Según Limonta, durante esa etapa fue dirigente juvenil, participó en varias actividades y asumió la dirección del círculo social obrero El Ferretero, donde conoció al reconocido compositor y violinista David Calzado, quien ya conocía su interés por la música, y poco a poco fue introduciéndolo hasta proponerle trabajar en la Charanga Habanera como compositor y productor.

   Comentó que Azúcar Negra, surge como una necesidad de expandirse y tener más libertad a la hora de expresar sus pensamientos, componer y autoplanificar la vida en relación a sus intereses como artista. 

   Al principio era rechazado y recibía comentarios desafortunados, pero esto marcó un antes y un después en su carrera, permitiéndole crecer y crear una coraza de resistencia y perseverancia, dijo el entrevistado.   

   Actualmente se siente agradecido con quienes lo apoyaron en sus inicios, como es el caso del inolvidable maestro Juan Formell, que en aquel entonces lo invitó a su casa y le dijo que siguiera adelante sin importar lo que dijeran, porque solo un buen compositor, logra pegar sus temas en poco tiempo.

   Confesarle al maestro que no tenía instrumentos y pedirle que fuera el invitado de honor de su presentación fue un momento único y especial para Limonta, quien además de las palabras de Formell, recibió de sus manos un bajo Fender de cuatro cuerdas, como símbolo de amistad y apoyo incondicional. 

   Para mayor sorpresa, este había sido el primer instrumento musical de Formell, y el que también dio a conocer a Leonel Limonta y Azúcar Negra aquel 8 de abril de 1998, donde junto a los Van Van y su público se logró un fenómeno que quedó para la historia.

   Refiriéndose a su más reciente producción discográfica Limonta expresó que con De mi alma el quinto, un sencillo compuesto por ocho temas musicales y bajo el sello Bis Music, es la tercera vez que son nominados al Cubadisco, y ya esto constituye un premio para ellos.

   Explicó, además, que este CD nació en un momento donde la agrupación se encontraba en pausa, luego vino la covid-19, y ese tiempo le permitió reflexionar sobre su vida, el trabajo que le costó llegar a la cima, y como compositor se asemejó con el quinto de un juego de tambores, que es el más pequeño y estrecho, pero, a su vez, el que va improvisando a través de su percusión. 

   Azúcar Negra y su director cuentan actualmente con10 producciones discográficas, seis con la Casa Discográfica Bis Music y cuatro con la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales Egrem. 

   Cada dos años aproximadamente, esta agrupación de 26 años de experiencia está sacando un disco con una disquera determinada y un repertorio que incluye gran variedad de géneros musicales, con una inconfundible sonoridad. 

   Espectacular es la palabra que usa hoy Leonel Limonta para describir a su orquesta; esa que ha logrado cumplir su objetivo haciendo de cada presentación un espectáculo, que conduce al público a reflexionar a través de la música popular bailable.

   El sudor y la energía desplegada en cada escenario marca la diferencia de estos artistas, que llevan la inspiración del alma al quinto y ponen a cada canción una pizca de “Azúcar Negra” con mucha cubanía.

Tomado de ACN

Publicaciones relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *