En Vivo

Ojo de pescado en el pie: síntomas, contagio y prevención

Publicación: 13 Jul, 2024

Categorías: Salud

El ojo de pescado es una verruga que afecta la planta del pie. Se trata de una lesión bastante común en niños y adolescentes.

Se conoce con el nombre de ojo de pescado a una lesión plantar, causada por el virus del papiloma humano (VPH). La apariencia áspera y protuberante puede acarrear molestias y dolor.

El ojo de pescado en el pie es benigno y suele desaparecer por sí solo al cabo de unos años. Sin embargo, es pertinente consultar con un dermatólogo para confirmar el diagnóstico y evaluar si es necesario un tratamiento o no.

Síntomas del ojo de pescado en el pie

El ojo de pescado se manifiesta como una pequeña elevación o engrosamiento localizado de la piel de la planta del pie. Tiene un color amarillento o grisáceo y, a menudo, se acompaña de pequeños puntos negros en el centro de la verruga (son coágulos de sangre).

Como bien adelantamos, la posición más frecuente es la planta, donde ejercemos más presión. Aunque también se registran en los dedos de los pies y los talones.

La superficie de la lesión es rugosa y gruesa, similar a la textura de una coliflor. Puede mostrar una decoloración que varía desde el rosa oscuro hasta el marrón, el gris o el morado.

A veces, la mera presencia es la única señal evidente de la infección por el VPH. Otras veces, se acompaña de los siguientes síntomas:

Si crecen múltiples verrugas juntas, en un gran grupo, se las conoce como verrugas en mosaico.

Diferencias con otras lesiones del pie

Los ojos de pescado pueden parecerse a los callos de los pies y a los ojos de gallo. Un dermatólogo es el profesional indicado para evaluar el problema, aunque hay algunas características que te permitirán inferir de antemano cuál sería el diagnóstico.

Los callos son acumulaciones de piel dura y gruesa. Se forman como respuesta a la fricción, el roce, la irritación o la presión repetida. No son contagiosos y se localizan en pies y manos; en general, sobre una articulación.

Los ojos de gallo, por su parte, son un tipo de callo puntiagudo que se forma entre los dedos de los pies. Casi siempre entre el cuarto y el quinto, debido a la fricción o roce constante entre ambos. Pueden ser dolorosos.

Callos en las plantas de los pies que no son ojos de pescado.
Los callos abarcan más superficie y son menos puntuales que las verrugas.

¿Cuál es la causa del ojo de pescado en el pie?

La causa principal del ojo de pescado en el pie es la infección por diferentes subtipos del virus del papiloma humano o VPH. Estos patógenos ingresan a la piel a través de grietas, cortes o microtraumatismos, que pueden ser provocados por la misma fricción del movimiento habitual.

Una vez que el VPH invade, estimula la proliferación de queratinocitos, células epiteliales responsables de formar la capa externa de la epidermis. Este aumento exagerado de queratina da lugar a la verruga.

Pueden pasar de 2 a 6 meses desde la exposición al VPH hasta que aparecen las verrugas plantares.

A pesar de ser de la misma familia, el tipo de VPH responsable del ojo de pescado no es el mismo que provoca las verrugas genitales de transmisión sexual. Además, estas últimas sí aumentan el riesgo de cáncer (en las mujeres, de cuello uterino).

¿Cómo se contagia?

Las verrugas plantares son contagiosas. El virus puede transmitirse de varias maneras:

  • Por el contacto directo piel a piel con alguien que las tiene.
  • Al compartir artículos personales contaminados, como zapatos, calcetines o toallas.
  • Por caminar descalzo y contactar superficies contaminadas con VPH, como gimnasios, piscinas públicas, saunas y baños de vapor. Los entornos cálidos y húmedos propician el desarrollo del virus.

La infección se contrae con más facilidad si existe una abertura o grieta en la piel.

¿A quiénes afecta?

El ojo de pescado en el pie puede afectar a cualquier persona. Tiene una incidencia anual del 14 % en la población general. La mayoría de los casos se concentran en personas menores de 18 años.

De todos modos, no siempre que se entre en contacto con el VPH aparecerán verrugas. Hay ciertos factores que aumentan el riesgo de desarrollar esta lesión, como los siguientes:

¿Cuál es el tratamiento?

Si bien el ojo de pescado en el pie tiende a desaparecer por sí solo después de 1 o 2 años, existen tratamientos médicos para abordarlo. Uno de los objetivos es evitar la propagación de las verrugas. Además, muchos pacientes sufren dolor e incomodidad, lo que les impide llevar una buena calidad de vida.

El tratamiento siempre debe ser indicado por un dermatólogo. Cada profesional sugerirá una técnica de acuerdo a la gravedad de la lesión y las preferencias del paciente.

Los procedimientos para eliminar la verruga plantar varían. Los siguientes son los métodos más utilizados por los profesionales de la salud:

  • Terapia con láser: para calentar y destruir los pequeños vasos sanguíneos dentro de la verruga. Al quedar sin circulación, la lesión se necrosa.
  • Electrocauterización: se utiliza una corriente eléctrica para quemar las verrugas. Es un método doloroso, por lo que se aplica anestesia local.
  • Bleomicina: es un fármaco de quimioterapia que se puede utilizar off-label para las verrugas plantares difíciles de resolver. Es más eficiente si se lo combina con electrocirugía.
  • Crioterapia: implica congelar la verruga con nitrógeno líquido o gas argón para destruir el tejido afectado. Por lo general, se requieren múltiples sesiones y el procedimiento puede generar ardor.
  • Inmunoterapia: utiliza medicamentos como la difenciprona (DPCP) para bloquear la infección por VPH. Se reserva para casos graves, puesto que la medicación puede ocasionar reacciones alérgicas.
  • Cirugía: en casos severos o persistentes, se puede optar por la extirpación quirúrgica de la verruga. Esto implica adormecer el área con anestesia local, cortar la lesión con un bisturí y realizar puntos de sutura para cerrar la herida.
  • Cantaridina: es una sustancia que provoca la formación de ampollas. Si se inyecta debajo de una verruga, la ampolla empuja la lesión hacia arriba hasta que se separa de la piel, se seca y se cae. Su uso no está autorizado en algunos países, como Estados Unidos.
  • Medicamentos tópicos: se pueden usar cremas y medicamentos como el ácido salicílico o el ácido tricloroacético para aplicar sobre la verruga y eliminar de manera progresiva las capas de piel afectadas. Esto puede requerir varias semanas o hasta meses de tratamiento regular.

Nunca se debe intentar eliminar una verruga cortándola uno mismo en el hogar. Ello puede provocar complicaciones e infecciones.

Remedios de venta libre y caseros para el ojo de pescado en el pie

Existen tratamientos de venta libre disponibles en farmacias para tratar las verrugas plantares en el hogar. A menudo, contienen ácido salicílico, un ingrediente para eliminar las células muertas de la piel y reducir el tamaño de la lesión.

Estos productos suelen estar disponibles en forma de líquidos, vendas adhesivas o aerosoles. Es importante seguir las recomendaciones del fabricante para evitar complicaciones.

También es posible encontrar en internet algunas recetas caseras que utilizan ingredientes domésticos, como ajo, aceite del árbol de te y vinagre. Los aceites esenciales podrían ser una alternativa natural para eliminar las verrugas.

Otro método casero bastante popular es aplicar cinta americana sobre las lesiones. Colocar y retirar la cinta de manera repetida, reduciría la lesión por fricción.

La eficacia de estos abordajes puede variar según el tamaño y la ubicación de la verruga, así como la constancia con la que se apliquen. Sin embargo, hay que ser cautelosos al considerar estas opciones.

Siempre deberíamos obtener aprobación del profesional para utilizar remedios caseros. No son reemplazo para las terapias médicas y solo actuarán como complemento cuando apoyen un tratamiento de probada eficacia.

¿Cómo manejar los síntomas?

Además de los tratamientos específicos para eliminar las verrugas plantares, existen medidas que se pueden adoptar para reducir los síntomas molestos y la incomodidad. Algunas sugerencias son las siguientes:

  • Mantener la higiene adecuada del pie: un pie limpio y seco ayuda a prevenir la propagación de la verruga y a evitar posibles complicaciones.
  • No rascar ni manipular la verruga: tocarla con frecuencia puede causar irritación adicional y aumentar el riesgo de propagación del VPH a otras áreas de la piel.
  • Utilizar parches o modificar las plantillas del calzado: se pueden hacer agujeros en las plantillas, alrededor de la lesión, o usar almohadillas en forma de rosquilla para aliviar la presión sobre la verruga al caminar.
  • Usar calcetines y zapatos cómodos: los calcetines de algodón suaves y los zapatos con buen soporte y amortiguación disminuyen las molestias en la planta del pie. Se deben evitar calzados que ejerzan demasiada presión, como tacones altos, zapatos puntiagudos o chanclas.

¿Cómo prevenir el ojo de pescado en la planta del pie?

El virus responsable del ojo de pescado es bastante contagioso. De todos modos, se pueden tomar medias preventivas simples:

  • Mantener el pie seco y limpio.
  • Tratar las verrugas ya existentes.
  • Evitar andar descalzo en lugares públicos.
  • No compartir toallas, calzados, medias ni cortaúñas.
  • Usar calzado diseñado para vestuarios y lugares húmedos.
  • Limpiar los equipos de uso compartido en los gimnasios antes de emplearlos.
  • Lavarse las manos con agua tibia y jabón después de tocar una verruga plantar.
  • Cambiarse las medias a diario, lavarlas con frecuencia y preferir las de algodón.

La vacuna contra el VPH es una medida importante para evitar distintas infecciones asociadas al virus, sobre todo las que tienen proyección de malignidad. Tiene sus indicaciones precisas y cada país ha reglamentado su colocación. De todos modos, no se ha demostrado que sea efectiva para prevenir, en concreto, las verrugas plantares

¿Cuándo consultar a un médico?

En el caso de experimentar alguna de las siguientes situaciones asociadas a una verruga plantar, se debe acudir al dermatólogo para recibir la atención apropiada:

  • Picazón intensa.
  • La lesión tiene pus.
  • Sangra o se abre con frecuencia.
  • Hay diagnóstico previo de diabetes.
  • Genera dificultad al caminar o dolor en los pies.
  • La verruga cambia de color y de tamaño en poco tiempo.
  • Crecen cada vez más verrugas nuevas alrededor de la primera.

Un asunto para ocuparse

Aunque los ojos de pescado en el pie son comunes y, en su mayoría, tratables, no deben ser ignorados. Si experimentas molestias, dolor o si las verrugas se están propagando, es importante buscar atención médica.

Tu dermatólogo confirmará el diagnóstico y te orientará sobre los tratamientos adecuados, ya sea en casa o en el consultorio. Prestar atención a estas lesiones evitará complicaciones y mejorará tu calidad de vida.

Tomado de Mejor con Salud

Publicaciones relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *