Lula inicia en Argentina su agenda para “reconstruir” la imagen de Brasil en el exterior

El mandatario podría reunirse en el marco de la Celac con sus pares de Cuba, Miguel Díaz-Canel, y de Venezuela, Nicolás Maduro.

Dos semanas después del asalto a las sedes de los tres poderes en Brasil, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva envía un mensaje de que todo está bajo control al cumplir su primer viaje al exterior, a Argentina, donde abrirá una nueva era en sus relaciones con sus vecinos regionales, mayoritariamente izquierdistas, tras el mandato distante del ultraderechista Jair Bolsonaro.

El patriarca de la izquierda brasileña participará el martes en el encuentro de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), compuesto por 33 países y de la que Brasil –uno de sus creadores en 2008, cuando el propio Lula era presidente– salió en enero de 2020, durante la administración del ultraderechista. 

Un día antes del evento, el mandatario se reunirá con su colega Alberto Fernández, con quien mantiene una relación de larga data y quien se reveló como uno de sus grandes aliados, incluso en sus momentos más oscuros.

En julio de 2019, Fernández visitó a Lula en la cárcel de Curitiba en la que estaba preso, tras ser condenado por corrupción en el marco de la megaoperación Lava Jato y liberado después por una cuestión procesal. También fue el primer líder extranjero con el que se reunió en Sao Paulo, tan solo un día después de ganar las elecciones en segunda vuelta el 31 de octubre.

Alberto Fernández y Luiz Inácio Lula da Silva.Daniel Munoz / VIEWpress / Corbis / Gettyimages.ru

El lunes, Lula también mantendrá reuniones con empresarios brasileños y argentinos en el país vecino, y en el marco de la Celac, podría reunirse, según la cancillería brasileña, con su homólogo cubano, Miguel Díaz-Canel, y el venezolano, Nicolás Maduro, dando así prioridad a los jefes de Estado que no pudieron asistir a su toma de posesión el 1 de enero en Brasilia. 

El presidente se encontrará con representantes de organismos como la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), que trabaja en el combate contra el hambre, una de las prioridades de su Ejecutivo.

Lula viajará acompañado de cinco ministros: Mauro Vieira, Relaciones Exteriores; Paulo Pimenta, Secretaría de Comunicación; Fernando Haddad, Hacienda; Nísia Trindade, Salud; y Luciana Santos, Ciencia y Tecnología. 

“Integración en América Latina”

Ya en el primer día de su gobierno, Lula mantuvo encuentros bilaterales con 10 jefes de Estado, entre ellos seis líderes de América Latina. Desde el principio, el líder del Partido de los Trabajadores (PT) dejó claro retomaría una política exterior para priorizar la integración y “reconstruir” la imagen internacional de Brasil.

“Retomaremos la integración a partir del Mercado Común del Sur (Mercosur), con la revitalización de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y otras instancias soberanas”, aseveró. En sus dos mandatos precedentes, Lula fue un gran impulsor de la integración latinoamericana y tuvo una gran participación en esos foros. 

Hugo Chavez y Luiz Inácio Lula da Silva en una cumbre del Mercosur en Río de Janeiro en 2007.Sergio Barros / AFP

Para la periodista brasileña Ana Flávia Castro, retomar los temas regionales es, más que “una cuestión ideológica o patriótica”, una directriz con “fundamento económico”.

Las empresas brasileñas están perdiendo terreno frente a las chinas; por lo tanto, el foco está en recuperar ese espacio perdido de la industria brasileña en nuestro principal mercado, que es América del Sur”, comenta en el diario Metrópoles.

En una entrevista con Globo News, el embajador de Argentina en Brasil, Daniel Scioli, adelantó que durante su visitar se hablará del impacto energético como consecuencia del conflicto en Ucrania. “Brasil [principal socio comercial de Argentina] está muy interesado en la compra de gas para mejorar la estructura de precios más competitiva para los hogares y para toda la matriz productiva”, dijo. 

Scioli comentó que, en este sentido, Argentina comenzó una obra estratégica, que es el gasoducto Néstor Kirchner, para poder exportar gas a Brasil.

El comercio bilateral, la complementación productiva o la situación de ambos países en sectores como el automotriz, naval, textil, calzado, infraestructura o logísticas, serán otros de los temas que estarán sobre la mesa. 

Hacia “un país desarrollado”

Tras pasar por Buenos Aires, el 25 de enero, el mandatario brasileño viajará a Uruguay, país que también forma parte  del Mercosur, y donde se reunirá con su homólogo, el conservador Luis Lacalle Pou.

Esta primera ronda de visitas tendrá continuidad con dos platos fuertes en febrero y marzo, EE.UU. y China, segundo y primer socio comercial de Brasil, respectivamente, como confirmó el propio Lula el pasado miércoles.

“Este país no puede seguir siendo para siempre un país emergente, en vías de desarrollo. Necesitamos darnos una oportunidad, una oportunidad para transformarnos en un país desarrollado“, dijo entonces.

Y recalcó: “Esa es la razón por la que estoy aquí: para reconstruir nuestra imagen en el exterior. El domingo [22] me voy a Argentina, el 10 [de febrero] me voy a EE.UU. y en marzo me voy a China. Y vamos a recibir aquí a Alemania y a Francia. Hagamos que Brasil vuelva a ser protagonista internacional”.

En EE.UU. se reunirá con el presidente Joe Biden, quien le invitó en diciembre. Según la prensa brasileña, Lula también podría visitar en los próximos meses Portugal, país con el que mantiene unos importantes lazos históricos.

Tomado de RT

Compartir en:

Deja un comentario