La hoja de ruta: discusión y aprobación del Plan de la Economía y el Presupuesto en los centros de trabajo

Enfrentar el proceso de reuniones sobre el Plan de la Economía y el Presupuesto para el 2023 en cada colectivo laboral es un primer paso, clave para un buen comienzo de año.

Y lo es porque en la medida que el intercambio y la participación de los colectivos laborales sean amplios con pleno conocimiento de causa sobre qué se proyecta como plan en cada entidad, y dónde se planifican invertir esos recursos, entonces el aporte será dialógico, o sea, no solo del lado de quien informa sino también de quienes reciben la información.

Pero, para que eso suceda y es el propósito, deberá existir una buena preparación previa a la reunión por quienes tienen la responsabilidad de exponer todos los elementos incluidos en el Plan de la Economía y el Presupuesto del año en el lugar que corresponda, y comunicarlo adecuadamente, lejos de tecnicismos que en ocasiones crean un ¨ruido¨ en las personas que escuchan y provocan que no participen cuando se trata de todo lo contrario.

Por eso se necesita creatividad para informar a los trabajadores de qué se trata, ejemplificar, comparar, exponer los escenarios posibles que pueden enfrentar en el año, ofrecer hasta el más mínimo detalle que acerque cada número a la actividad propia que realizan los trabajadores en los centros laborales, hacerlo transparente, estimular que las personas escuchen y no solo oigan que es muy diferente.

Es un momento decisivo, porque es como aprobar la hoja de ruta que marcará el año para una entidad, y que asegura el cumplimiento de su misión, y donde no de dispongan de todos los recursos necesarios darles la posibilidad a los trabajadores que propongan ideas de cómo poder avanzar más y dónde poner los principales recursos para alcanzar el impacto deseado.

Por eso las reuniones para informar y aprobar el Plan de la Economía y el Presupuesto del 2023 en los colectivos laborales no pueden tomarse a la ligera, y deben estar precedidas de la mayor convocatoria posible para lograr una participación que permita enriquecer y robustecer cada propuesta.

Los encuentros necesitan despojarse del burocratismo, del más de lo mismo, del cumplimiento de un acta para informar a instancias superiores o de la falta de interpretación de un número que puede ser clave en el desempeño laboral.

Ahora mismo en paralelo se desarrollan las reuniones en provincias sobre las Estrategias de Desarrollo a nivel de cada territorio, que no pueden verse divorciadas de este proceso en los colectivos de trabajo porque por caminos distintos, el propósito que persiguen ambos es similar: identificar y echar a andar todas las reservas de eficiencia posibles en cada lugar para lograr ese necesario estremecimiento que necesita el país que impacte en una mayor oferta de bienes y servicios a la población, el incremento de las exportaciones y la disminución de importaciones, teniendo como locomotora principal a la Empresa Estatal Socialista dueña de los medios fundamentales de producción, junto al resto de los diferentes actores que operan hoy en la economía nacional que es una sola.

Y si las administraciones son esenciales para garantizar una buena reunión de discusión y aprobación del Plan de la Economía y el Presupuesto en los centros de trabajo, ni que decir sobre la responsabilidad que tienen las secciones sindicales no solo en convocar sino además asegurar que las personas participen conscientemente y en velar porque en cada exposición se respeten  los derechos y deberes de los trabajadores.

Si somos capaces de hacer reuniones profundas, objetivas y enfocadas a resolver los problemas con la mirada puesta en el cumplimiento de la producción, y el impulso a una mayor creación de bienes y servicios, estaremos respaldando el llamado de las máximas autoridades del Gobierno para entrarle con todo al 2023 y hacer del actual año un período mejor.

Pasarle por encima al bloqueo y centrarnos en qué más podemos hacer en las actuales condiciones en que se desarrolla la economía nacional, constituye nuestro principal aporte.

Tomado de Radio Rebelde

Compartir en:

Deja un comentario