Cumplir con los tributos: un deber social

Entre los objetivos de trabajo de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) de la Isla de la Juventud para el 2023, se incluyen labores con las personas naturales por incumplimientos de sus obligaciones tributarias.

Ello facilitará también el logro de una cultura e información sobre los impuestos, el respeto a la ley, la responsabilidad ciudadana y la solidaridad social de los contribuyentes.

A esto se suma que en el Municipio Especial existen dos mil 365 trabajadores por la modalidad no estatal y en el 2022, más de 20 millones se dejaron de recaudar en ese sector.

Hay que tener en cuenta que  los municipios deben emplear todas las vías disponibles que engrosen el presupuesto del territorio, incluyendo  los nuevos actores económicos que deben cumplir con las obligaciones tributarias.

Entre ellos las Mipymes que suman 51, y 3 cooperativas no agropecuarias, en este caso incluye impuestos sobre utilidades, impuesto sobre las ventas y los servicios, e impuestos sobre ingresos personales; cada uno en dependencia de cada forma de gestión, lo que implica que un total de 3564 contribuyentes están obligados a declarar.

De ahí que la ONAT y funcionarios del territorio aplican estrategias para un mayor control y fiscalización de los procesos tributarios, puesto que desde el 9 de enero inició en toda Cuba la campaña de declaración y pagos de tributos 2023.

Un deber fiscal que, mediante el pago de impuestos, respalda y asegura los programas sociales del país que dependen del Presupuesto estatal, como la atención médica y la educación.

La amplitud de la actual campaña de declaración y pago de tributos, comprende la aplicación de los impuestos sobre los ingresos personales, las utilidades, el rendimiento de la inversión estatal, el transporte terrestre y por la propiedad o posesión de embarcaciones.

Compartir en:

Deja un comentario