Ñico Saquito vive en la música que se hace hoy en Cuba

Contagiosa y pícara, la Guaracha es emblema musical que se mece como las palmas bajo los cielos criollos; y hoy rinde homenaje a uno de sus representantes, uno de los pilares de la cubanía que debe ser estudiado y recordado: Ñico Saquito.

Ñico Saquito junro a Silvio Rodríguez.

Se cumplen 121 años del natalicio de quien llegó al mundo un 17 de enero y llevaba por nombre real Benito Antonio Fernández Ortiz. Nacido en Santiago de Cuba en 1902, ya era de esperarse un músico o un revolucionario. Fue las dos cosas, y mucho más.

Trabajador desde niño como mecánico fundidor, le gustaba la trova y sobre todo improvisar sobre la base de las conversaciones y chistes callejeros que escuchaba. A los 15 años ya estudiaba guitarra porque quería decir cantando el resultado de sus pensamientos.

Además de la música fue un apasionado de la pelota. De modo que, de adolescente, al salir por las tardes del taller, se iba a buscar a los trovadores o ver a los peloteros. Cuentan que una vez alguien dijo, refiriéndose a él, por lo del béisbol: “Agarra muchas pelotas, es como si las echara en un saquito”, y así se quedó para siempre: “Ñico Saquito”, sobre-nombre con el que brilló en la música porque, al final, ganaron las cuerdas.

En las décadas de los 30 y 40 del pasado siglo Ñico Saquito, en varios escenarios dentro y fuera de Cuba le dio carta de identidad a La Guaracha, campo abierto para la picardía, la sabrosura, el y doble sentido característico de los pueblos del Caribe.

Luego de fundar “Los guaracheros de Oriente”, Ñico estuvo con la agrupación por una década en Venezuela, donde desarrolló parte de su obra. Cuentan que solía decir que extrañó demasiado el mar.

Se alejó porque su vida era una práctica suprema de rebeldía y no congenió nunca con los políticos de su tiempo. Tras el triunfo de la Revolución, regresó, y se consagró como uno de los más asombros artistas cubanos de todos los tiempos.

Como Benny Moré, Sindo Garay y muchos más, Ñico Saquito nunca estudió música. Le nacían las Claves de Sol, las Negras y las Corcheas en algún sitio del alma, lo mismo que las palabras para cantar nuestra idiosincrasia.

Ñico Saquito falleció el 4 de Agosto de 1982 en su tierra natal, Santiago de Cuba. Pero vive en temas como “María Cristina” , “Compay gallo” , “La negra Leonor” , ”Adiós  compay gato” , y muchos otros que han dado la vuelta al mundo.

Compartir en:

Deja un comentario