Celia, la Heroína de la Sierra y el Llano

Si de hablar de historia de la Revolución cubana se trata no se debe dejar de mencionar el nombre de Celia Sánchez Manduley, la Heroína de la Sierra y el Llano, la hija más ilustre de la Revolución cubana.

Mañana 11 de enero se cumplirán 42 años del deceso de esta indómita mujer martiana, nacida en zona de Manzanillo, y desde muy joven se vinculó a la lucha clandestina contra la tiranía de Fulgencio Batista.

Celia Sánchez Manduley.

Nacida el 9 de mayo de 1920 en Media Luna y hasta su muerte en 1980, Celia se mantuvo en la primera línea de combate. Ya con el triunfo de la Revolución en enero de 1959, esta valerosa mujer, con su flor predilecta, la mariposa, adornando su cabello o entre los dedos, estuvo presente en todas las tareas encomendadas a favor de la naciente Revolución, encabezada por el joven Fidel Castro.

El amplio accionar de la heroína de la Sierra y la clandestinidad, a favor de la lucha de liberación de nuestro país, puso de manifiesto sus grandes virtudes y lealtad incondicional a la causa de la Patria.

Celia, Lilian, o Norman como la conocían sus hermanos de lucha como ella decía, brindó su apoyo a infinidad de tareas, encomendadas por la Revolución como instalaciones de fábricas, talleres, escuelas. Atendió y logró ver las obras del Parque Lenin. Fue una incansable colaboradora con el pueblo de Viet Nam. Trabajó con pasión por la ayuda internacionalista a Angola, Etiopía y otros pueblos hermanos.

El 11 de enero de 1980 Cuba se estremeció en un mar de lágrimas dejaba de existir, la destacada revolucionaria, la combatiente de la Sierra y el Llano, la luchadora incansable por la causa justa de miles de niños desamparados en todo el mundo. Celia amiga, hermana, madre, mujer inigualable, sonrisa y tempestad, viento sutil de Media Luna, Celia echa de miel y acero se marcha así hacia la puerta de la eternidad.

Compartir en:

Deja un comentario