Sigue estas 10 ideas para usar el limón en la limpieza del hogar

¡Es increíble! Puedes usar el limón en la limpieza del hogar de muchísimas maneras. Descúbrelo aquí.

El limón es un fruto muy apreciado y suele usarse en diferentes preparaciones gastronómicas, pero brilla también en la limpieza del hogar. Esto se debe a que este pequeño de sabor ácido tiene propiedades desodorantes y antibacterianas que lo hacen el producto natural limpiador por excelencia.

Continúa leyendo porque te daremos unas ideas increíbles para que puedas emplearlo en casa. Es bastante económico, así que vale la pena saber cómo aprovecharlo. ¡Aquí vamos!

¿Cómo usar el limón en la limpieza de la casa? 10 ideas

Para eliminar la grasa, para sacarle brillo a ciertas cosas y para dejar un aroma delicioso; eso dicen las mamás y las abuelas sobre los beneficios del limón en la limpieza. Pues la verdad es que tienen mucha razón: funciona para esto y más.

Antes de continuar con las ideas sobre cómo usar el limón en la limpieza de tu hogar, hay que señalar que la efectividad como antibacteriano se ha probado en diferentes ocasiones. Por ejemplo, un estudio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) señala que el zumo de limón es un biocida natural útil para desinfectar aguas de consumo.

No obstante, también se aclara en una tesis universitaria que este método solo es efectivo para la eliminación de E. coli, pero deja por fuera a otros coliformes. Entonces, solo con limón no potabilizas el agua, pero sí tenemos datos para decir que este fruto puede cuidar nuestra salud frente a algunas infecciones.

1. Elimina la grasa de la cocina

El limón es muy útil en la limpieza de tu hogar.
El limón es capaz de inhibir el crecimiento de E. coli.

Es normal que los azulejos se llenen de grasa; en especial, los que están más cerca a la estufa. Esto se debe a que, mientras cocinamos alimentos, partículas de lípidos se esparcen y se pegan a las paredes. Para solucionar este incómodo problema, puedes fabricar un limpiador de grasa de una forma sencilla y muy natural.

Sigue estos pasos:

  1. Toma un pulverizador mediano o grande y llénalo hasta la mitad con cáscaras de limón.
  2. Cubre el limón con vinagre blanco y deja que ambos productos se mezclen por un par de semanas.
  3. Usa un colador para separar el líquido de las cáscaras y ya está. Verás lo fácil que es desprender la grasa adherida en tu linda cocina.

2. Desodoriza tu nevera con limón

Hay muchas razones por las que tu nevera huele mal: has dejado algo dentro por mucho tiempo o no tienes un momento para hacer la limpieza tanto como quisieras. En todo caso, con un poco de zumo de limón podrás solucionar este malestar.

Haz lo siguiente:

  1. Exprime unos cuantos limones hasta conseguir un tazón completo de zumo.
  2. Puedes colocarlo en el estante inferior de la nevera para que haga su magia.

También es posible empapar una bola de algodón con el zumo y ponerla dentro de la nevera. Otra opción es partir un limón por la mitad y dejar el lado carnoso hacia arriba, dentro de un tazón.

Sin importar la opción que elijas, debes dejar que actúe por un par de semanas. Cámbialo y notarás cómo el mal olor será algo del pasado.

Eso sí, hay que decir que funciona mejor si previamente has limpiado toda tu nevera. Con el limón, se mantendrá por más tiempo.

3. Quita las manchas y el mal olor de tu tabla de picar

Las tablas de picar de madera suelen acumular manchas y diferentes olores, producto de todo lo que picas allí. Con el tiempo, estas manchas y el mal olor se vuelven más difíciles de eliminar. Pero con el limón, lo puedes todo.

Hazlo así:

  1. Rocía sal gruesa sobre el tablero y haz énfasis en las manchas más complejas.
  2. Corta un limón por la mitad y frótalo sobre la tabla por dos minutos.
  3. Enjuaga y notarás un gran cambio en la superficie. Seca y listo.
  4. Si tienes una encimera de bloques de carnicero, entonces sigue este mismo truco.

4. Limpia el horno o el microondas

El horno y el microondas son dos electrodomésticos que acumulan mucha grasa en su interior y no siempre es fácil eliminarla. Para hacerlo, hay una serie de productos que funcionan bien, pero que pueden ser algo agresivos con el tipo de revestimiento que tienen.

Si no quieres arriesgarte a dañarlos, entonces confía en los ácidos del limón para solucionar el problema. Esto es lo que debes hacer:

  1. Saca el zumo de dos limones y agrégalo en un recipiente para horno. Deja también el resto del limón.
  2. Llena con 1/3 de agua y ponlo dentro del horno a 65 grados centígrados por 30 minutos o hasta que el agua alcance el punto de ebullición.
  3. Apaga, deja enfriar el horno y usa un estropajo para limpiarlo por dentro.

5. Quita la mugre acumulada del rallador

Los ralladores de caja son muy útiles, pero suelen acumular mucha mugre en sus huequitos, pues no siempre es fácil lavarlos. Si tienes este problema, entonces ten en cuenta los siguientes pasos:

  1. Toma tu rallador y haz una ralladura de limón por su lado más carnoso.
  2. Tendrás mejores resultados si usas uno que hayas exprimido previamente.
  3. Luego de rallar el limón por toda la superficie, deja que el zumo haga efecto.
  4. Lava el rallador y verás cómo ha quedado limpio y más brillante.

6. Despídete de las manchas de óxido

Las manchas de óxido en tus cuchillos o superficies se forman a causa de dejarlos mojados o húmedos. No son tan fáciles de eliminar y pueden esparcirse cada vez más.

Así podrás darle solucionan a ello:

  1. Toma un vaso, una taza o una jarra con zumo de limón.
  2. Tendrá que ser suficiente para poner en remojo tus implementos oxidados por unos 10 minutos.
  3. En este tiempo, el ácido del limón aflojará el óxido.
  4. Frota cada elemento y enjuaga, así verás los resultados.

7. Sácale brillo a tus ventanas

No hay nada más efectivo para limpiar y sacarle brillo a tus ventanas que usar un limpiador casero hecho a base de zumo de limón. Sigue los siguientes pasos:

  1. En una taza de agua vas a agregar 3 cucharadas de zumo de limón.
  2. Añade esta mezcla en un atomizador para poder distribuirlo mejor.
  3. Usa un trozo de papel periódico o microfibra para secar. Tendrás un acabado natural, sin rayones, limpio y brillante.
Usar el limón en la limpieza de las ventanas del hogar es muy efectivo.
Usar el limón en la limpieza de las ventanas del hogar es muy efectivo.

8. Sal y limón para un inodoro brillante

La cal y el uso diario del inodoro forman molestos anillos de mugre por dentro. Esto hace que pierda su brillo.

Para olvidarte de ello, sigue estos pasos:

  1. Ponte unos guantes para cuidar de tus manos.
  2. Espolvorea sal sobre medio limón o una rodaja grande de este.
  3. Tómalo y friégalo dentro del retrete y ya está.
  4. Para mayor efectividad, podrás agregar un poco de bicarbonato de sodio.

9. Pule tus muebles de madera con limón y aceite de oliva

Si tienes unos lindos muebles de madera, entonces usa una mezcla de aceite de oliva y zumo de limón para pulirlos. ¿Cómo? Te lo contamos a continuación:

  1. Combina una taza de aceite oliva y media de zumo de limón.
  2. Asegúrate de mezclar lo suficiente y ponte manos a la obra. Aplica como lo harías con cualquier otro producto.

Úsalo solo sobre madera

10. Blanquea tu ropa con limón

La ropa blanca empieza a ponerse amarillenta con el tiempo, por el sudor y por los productos que usas a diario, como el desodorante. Pues bien, la última de las ideas para usar el limón en la limpieza del hogar es una alternativa a la lejía:

  1. Coloca un litro de agua a hervir (o la cantidad suficiente para sumergir tus prendas).
  2. Cuando alcance el punto de ebullición, apaga y agrega unas cuantas rodajas de limón o zumo.
  3. Teniendo el cuidado respectivo, vas a colocar tus prensas y dejarlas un buen rato allí.
  4. Aumenta los resultados, agregando una cucharada de bicarbonato de sodio.
  5. Lava de forma tradicional y ya está.
Ropa blanca que se blanquea con limón.
Si quieres evitar la lejía para blanquear tu ropa, entonces el limón es tu aliado.

Como puedes darte cuenta, hay muchas formas de usar el limón en la limpieza de tu hogar. Prácticamente, puedes emplearlo en casi todas las cosas para desinfectar, añadir brillo, recuperar la blancura y eliminar el óxido.

Tomado de Mejor con Salud

Compartir en:

Deja un comentario