¿Ayuda el agua de coco verde para obtener una mejor hidratación?

El agua de coco verde es una de las bebidas aconsejadas para mejorar el estado de hidratación. Además puede aportar una beneficiosa ración de electrolitos, por lo que supone un complemento ideal para muchos deportistas. No obstante, su consumo ha de ser moderado, ya que cuenta con macronutrientes en su interior.

Cabe destacar que el líquido de referencia para garantizar el mantenimiento del balance hídrico es el agua mineral. Ocasionalmente se puede consumir agua con gas, o incluso leche, con el objetivo de variar y de incorporar otros nutrientes. Además, las infusiones o el agua de coco verde también tienen su lugar dentro del contexto de una alimentación saludable.

Agua de coco, una fuente de minerales

Dentro de las principales características del agua de coco verde hemos de destacar su contenido en minerales. Entre ellos destacan el potasio, el magnesio y el hierro. Hay que tener en cuenta que un aporte adecuado de potasio ha demostrado ser capaz de modular la presión sanguínea, evitando así el desarrollo de patologías cardiovasculares de carácter crónico.

Los beneficios del coco pueden aprovecharse con tan solo comer una pequeña porción de esta fruta.
El agua de coco es rica en vitaminas B y C.

Además, este líquido también presenta en su interior otros micronutrientes como las vitaminas. Destacan las del grupo B y la C, siendo esta última esencial para estimular la síntesis de colágeno y para incrementar la eficiencia de la función inmune.

De este modo, gracias a todo este aporte nutricional podemos afirmar que el agua de coco verde constituye un líquido adecuado para introducir en una alimentación saludable. No obstante, un estudio publicado en la revista International Journal of Sport Nutrition and Exercise Metabolism destaca que este líquido no mejora los marcadores de la hidratación en comparación al agua mineral. A pesar de ello, consigue un efecto muy parecido.

El aporte de macronutrientes del agua de coco verde

Además de los micronutrientes ya mencionados, el agua de coco verde cuenta con la presencia de azúcares en su haber. Por este motivo su valor calórico es superior al del agua mineral, y sus efectos sobre el organismo varían. La ingesta regular de grandes cantidades de azúcares simples disueltos en líquido puede resultar perjudicial para el funcionamiento de órganos importantes como el páncreas o el hígado. De todos modos, el agua de coco verde tampoco cuenta con una concentración excesiva del ingrediente.

Puede ser consumida con moderación, pero no ha de sustituir al agua mineral de forma habitual. Mucho menos en sujetos sedentarios, más sensibles al efecto de los glúcidos sobre la glucemia sanguínea. En estos casos también hay que plantearse que el agua de coco verde cuenta con un valor calórico superior a otros líquidos, por lo que ingerida en exceso puede llegar a desequilibrar la balanza energética. Un incremento del tejido graso podría empeorar el estado de salud, es algo que se debe evitar.

Mejor agua de coco verde que refrescos

Con todo lo comentado, podemos afirmar que el agua de coco verde resulta una elección mucho más saludables que los refrescos comerciales. Cuenta con un ligero sabor dulce pero su concentración en azúcar es menor. También el contenido calórico. Paralelamente es capaz de aportar micronutrientes esenciales para garantizar el correcto funcionamiento del cuerpo humano.

Sustituye los refrescos por agua o bebidas sin calorías.
Sustituir los refrescos por agua de coco es una decisión saludable para cuidar al organismo del exceso de azúcares.

Incluso podría llegar a ser posible utilizar este ingrediente para la preparación de infusiones, aunque la opción prioritaria siempre será el agua mineral. Preparar té con agua de coco verde es una solución para aquellos que no consiguen adaptarse al amargor de dicha bebida, pues la vuelve mucho más agradables desde el punto de vista organoléptico.

El agua de coco es una bebida saludable

Según lo comentado, podemos colocar al agua de coco verde en el grupo de las bebidas saludables. No obstante es importante no excederse en su consumo, ya que en esta situación se tornaría contraproducente. Lo óptimo es plantear una ingesta prudente y ocasional, que se puede incrementar en el caso de los atletas de alto rendimiento.

Las personas sedentarias la pueden utilizar para preparar infusiones con ella o en sustitución de los refrescos. Estos últimos sí que se deben restringir en la medida de lo posible, ya que cuentan con azúcares añadidos y aditivos en su composición. No generan beneficios y pueden impactar sobre el funcionamiento del páncreas a través de un incremento de la inflamación del mismo. Esto provoca patologías metabólicas a medio plazo.

Tomado de Mejor con Salud

Compartir en:

Deja un comentario