Kevin McCarthy toma el timón de la Cámara de Representantes: ¿Quién es y qué puede cambiar con su llegada?

Algunas voces ya auguran que la gestión del político republicano al frente de la Cámara Baja se verá debilitada por las disensiones internas de su grupo.

Tras una tortuosa secuencia de quince votaciones que evidenciaron las divisiones existentes en el seno de su propio partido, el republicano Kevin McCarthy alcanzó la noche de este viernes los votos suficientes para coronarse como presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU. 

Oriundo de la clase trabajadora

Nacido en 1965 en Bakersfield (California) en el seno de una familia de clase trabajadora, Kevin McCarthy asegura estar comprometido en “preservar y promover el sueño americano de los estadounidenses trabajadores”. 

Antes de representar al 23 distrito electoral del estado de California y ser elegido en el Congreso por primera vez en 2006, McCarthy montó su propio pequeño negocio.

En 2014, fue elegido como líder de los republicanos en la Cámara baja del Congreso. Hasta 2019 ejerció como líder de la mayoría conservadora y en 2019-2022 encabezó la minoría republicana. Durante su trabajo en el Congreso, el funcionario, junto con otros republicanos, bloqueóel mayor incremento de impuestos” en la historia del país, redujo los gastos públicos fuera de control, promovió la independencia energética estadounidense y luchó contra las medidas demócratas en el ámbito de sanidad, según recoge la página oficial de McCarthy.

Un hombre instala una placa con el nombre de Kevin McCarthy, en su oficina de el Capitolio de EE.UU., Washington, el 7 de enero de 2023.Matt Rourke / AP

¿No suficientemente conservador?

En su camino hacia la presidencia de la Cámara de Representantes, un cargo considerado como el tercero en importancia en la jerarquía del poder estadounidense, después del presidente y del vicepresidente, McCarthy tuvo que hacer una serie de concesiones para aplacar las discrepancias con un grupo de oposición dentro de la bancada republicana. 

En concreto, el equipo de McCarthy presentó un “marco” de cambios en los reglamentos de la Cámara y otras promesas ante los ultraderechistas de Freedom Caucus (Grupo de la Libertad), que objetaba que McCarthy no es lo suficientemente conservador como para liderar la bancada republicana en su lucha contra las políticas del presidente Joe Biden.

Las propuestas presentadas surtieron finalmente efecto, dado que seis miembros de la Cámara, incluido el congresista Matt Gaetz, votaron “presente” (que equivale a una abstención), lo que permitió reducir la cuenta general necesaria para alcanzar la mayoría, imponiéndose McCarthy con 216 votos

Una de las concesiones hace referencia al restablecimiento de una antigua norma de la Cámara que permitirá a cualquier miembro convocar una votación para destituir a McCarthy. Asimismo, el paquete de apaciguamiento hace más difícil el proceso para elevar los gastos, los impuestos y el techo de deuda. 

Además, el representante Scott Perry por el estado de Pensilvania, que preside el Grupo de Libertad, señaló que el acuerdo con McCarthy prevé “la representación conservadora” en la Cámara, lo que supone la incorporación de los republicanos en algunos comités clave. Según dos fuentes del canal NBC News, dicho grupo exigía tres asientos en el poderoso Comité de Reglamento que controla los anteproyectos que llegan al pleno de la Cámara. 

“Trump estaba conmigo desde el principio”

En su primer discurso tras declararse oficialmente su victoria, McCarthy tuvo unas palabras de agradecimiento para el expresidente Donald Trump.

“Estaba conmigo desde el principio. […] Me llamaba y llamaba a otros. Y, realmente, estaba hablando con él esta noche, ayudando a conseguir esos votos finales”, señaló. “No creo que nadie deba dudar de su influencia“, concluyó el político en declaraciones a la prensa.

Kevin McCarthy y el expresidente Donald Trump llegan al aeropuerto de Los Ángeles, el 5 de abril de 2019. Michael Kovac / WireImage / Gettyimages.ru

No ‘cheques en blanco’ para Ucrania

Una de las cuestiones que podrían quedar en el aire tras la llegada de McCarthy es el futuro de la ayuda militar, financiera y humanitaria a Ucrania en el contexto del conflicto con Rusia. 

La importancia de esta cuestión queda patente en el hecho de que el presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, fue uno de los primeros en felicitar a McCarthy por su triunfo. “El apoyo estadounidense en todos los campos ha sido vital para el éxito de Ucrania en el campo de batalla. Contamos con su apoyo continuado y con más ayuda estadounidense para acercarnos a la victoria común”, tuiteó Zelenski. 

El propio McCarthy hizo declaraciones en el pasado que ponen en entredicho que la Cámara de Representantes vaya a seguir aprobando sin contratiempos los paquetes de ayuda a Kiev o al menos sin someter los fondos gastados a una revisión. El pasado mes de octubre, el entonces líder de la minoría republicana advirtió que su partido no daría “un cheque en blanco” a Ucrania en caso de ganar las elecciones de medio término para la Cámara de Representantes, lo que, efectivamente, ocurrió, obteniendo los republicanos 222 escaños frente a los 212 de los demócratas. 

Tras el reciente discurso de Zelenski ante una reunión conjunta de ambas Cámaras del Congreso, en el marco de su visita a Washington, el político reiteró su postura. “Me pareció un discurso muy bueno. Expuso una serie de razones por las que el mundo libre quiere continuar la lucha. Mi posición nunca ha cambiado. Apoyo a Ucrania pero nunca apoyo un cheque en blanco“, dijo

Ganar la competición con China

Otro tema de la política exterior que McCarthy prometió atender es la rivalidad entre China y EE.UU. En particular, durante su discurso tras la votación, el número tres del poder político estadounidense prometió que su país se impondrá a Pekín en la competición económica. 

“En cuanto al Partido Comunista chino, crearemos un comité selecto bipartidista sobre China para investigar cómo traer de vuelta a los cientos de miles de puestos de trabajo que se fueron a China, y entonces ganaremos esta competición económica”, sostuvo. 

Otros posibles pasos

Entre sus posibles primeros pasos a dar, McCarthy sopesa limitar el gasto discrecional en defensa del año fiscal 2024 a niveles de 2022, cuando fue de 782.000 millones de dólares, pasando luego hasta los 857.000 millones en el año fiscal 2023.

En su primera alocución como jefe de la Cámara Baja, McCarthy prometió seguir con la presión contra el presidente Joe Biden, que ya se mostró dispuesto a cooperar en algunos ámbitos, y contra su Administración, lo que incluye el lanzamiento de varias investigaciones.

En particular, los republicanos planean indagar en cuestiones como las actividades financieras de Hunter Biden, hijo del actual presidente; el Departamento de Justicia y el FBI; la crisis fronteriza en el sur; la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán en 2021 o los orígenes del covid-19. 

“Nuestro sistema se basa en controles y equilibrios, y ya es hora de que seamos un control de las políticas del presidente. […] Usaremos la fuerza del monedero y la fuerza de la citación para hacer el trabajo”, enfatizó. 

En política interior, el alto funcionario mencionó temas como la crisis en la frontera sureña, la cuestión de la deuda nacional, así como la necesidad de poner fin “al adoctrinamiento ‘woke’ en las escuelas”. 

Kevin McCarthy ofrece una rueda de prensa sobre la situación fronteriza en el sur de EE.UU., Washington, el 11 de marzo de 2021. Kent Nishimura / Los Angeles Times / Gettyimages.ru

McCarthy señaló que el primer proyecto de ley que la Cámara renovada debatirá será la iniciativa de la Administración Biden de contratar a miles de nuevos agentes para el Servicio de Impuestos Internos del país (IRS, por sus siglas en inglés).  

“Nuestro primer proyecto de ley derogará la financiación de 87.000 nuevos agentes del IRS. Creemos que el Gobierno debe ayudarte, no perseguirte”, afirmó el alto funcionario ante los aplausos del grupo republicano. 

En una entrevista exclusiva para la CNN emitida antes de las elecciones de medio término del pasado noviembre, McCarthy señaló que planeaba centrarse en cuestiones como la lucha contra la inflación, el nivel elevado de delincuencia y la seguridad fronteriza. Asimismo, no excluyó la posibilidad de lanzar procedimientos para someter a Biden a un juicio político o ‘impeachment’.  

Pese a todos estos planes, cabe recordar que el Senado y la Casa Blanca están controlados por los demócratas, por lo que la mayoría republicana de la Cámara de Representantes tendrá un margen de maniobra limitado para pasar su legislación, máxime teniendo en cuenta que Biden tiene derecho a vetar sus iniciativas. 

El trabajo de la Cámara renovada con todos sus miembros juramentados se reanudará a partir de las 17:00 (hora local) del próximo lunes.

Tomado de RT

Compartir en:

Deja un comentario