Cuba, un paradigma para la solidaridad

Si algo trasciende en el legado de Cuba para el mundo a lo largo del período revolucionario es la solidaridad.

El año 2022 que acaba de concluir no fue la excepción en cuanto a escribir páginas de gloria en ese renglón, y en medio de las dificultades amigos de otros países decidieron retribuir, mediante acciones de apoyo concreto, el amor tributado por la mayor de las Antillas a la humanidad.

Poco han importado el complicado entramado de sanciones y persecución contra cualquiera en el planeta simpatizante con la causa de la nación caribeña.

La colaboración internacional encontró caminos para burlar el cerco recrudecido durante los difíciles momentos de la pandemia del COVID-19 y recordarle de paso al gobierno estadounidense que Cuba no está sola.

Evidencia de ello fue el resumen del año presentado recientemente a la prensa por Fernando González Llort, presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), donde señala que el movimiento de solidaridad con la nación caribeña alcanzó metas superiores en medio de enormes desafíos y en un escenario extremadamente complejo: caracterizado por grandes limitaciones de recursos, riesgos y amenazas, pero acompañado con un gran sentido de compromiso moral, ético y político.

De acuerdo con las declaraciones del también Héroe de la República, al cierre del período, el ICAP sostiene vínculos con mil 649 asociaciones de amistad en 150 países (con representación en todos los continentes), seis de ellas nuevas, y 73 asociaciones de egresados en 62 países, además del aporte crucial de agrupaciones de cubanos residentes en el exterior.

En ese sentido destacó las convocatorias de grupos y colectivos como la Plataforma Puentes de Amor, de la Red Continental Latinoamericana y Caribeña, Unblock Cuba, la Cumbre de los Pueblos en Los Ángeles, la iniciativa “De Australia a Cuba con Amor” y el apoyo abrumador de la comunidad internacional a la resolución cubana Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba, presentada el pasado mes de noviembre ante la Asamblea General de Naciones Unidas y que fue respaldada por el voto favorable de 185 países.

Prueba de la lucha del orbe contra la política inhumana y genocida mantenida por seis décadas por la administración norteamericana fueron las más de siete mil 200 acciones realizadas a nivel global contra el bloqueo, tanto en la modalidad presencial como virtual.

Sin embargo, las movilizaciones no se limitaron solo a esa causa sino que incluyó otros reclamos como la eliminación de Cuba de la controvertida lista de Estados patrocinadores del terrorismo; la devolución del territorio ilegalmente ocupado por la base naval estadounidense en Guantánamo y la defensa de la colaboración médica ante los intentos de sabotear la labor humanista de los colaboradores de la salud en otras tierras.

Ante los siniestros ocurridos en fechas recientes como los accidentes en el hotel Saratoga en La Habana, la base de supertanqueros en Matanzas y el paso del huracán Ian por el occidente cubano la respuesta no se hizo esperar y llego a través de una gran campaña internacional de colaboración solidaria que tuvo respaldo notable en 51 países.

Como parte de estas acciones el movimiento solidario redobló esfuerzos en la recogida de fondos, la adquisición de insumos médicos y sanitarios, medicamentos, alimentos, productos de aseo entre otros implementos necesarios. Estos llegaron al país a través de donaciones y aportes monetarios que ascendieron, según los datos ofrecidos por la institución, a más de 821 mil euros.

Durante el 2022, Cuba vivió importantes hitos en cuanto a los temas relativos a la promoción de la paz y la soberanía de los pueblos como son la visita del secretario ejecutivo del Consejo Mundial de la Paz; la realización en Guantánamo del VII Seminario Internacional de Paz y por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras, la labor como Coordinador Regional de América-Caribe; y la participación en la XXII Asamblea del Consejo Mundial de Paz, celebrado en el mes de noviembre en Hanoi, Vietnam.

En dicho lapso, el país antillano recibió a amigos provenientes de 56 naciones, incluidas seis Brigadas Internacionales de trabajo voluntario y solidaridad con Cuba: La 1ro de Mayo, la Ernesto Che Guevara de Canadá, la Anténor Firmin de Haití, la Juan Rius Rivera de Puerto Rico y la Juvenil Latinoamericana y Caribeña en su primera edición.

Para este 2023 las perspectivas de trabajo del ICAP estarán centradas en continuar fortaleciendo y ampliando el movimiento solidario con la realización de importantes eventos internacionales en el país como la V Conferencia Internacional por el Equilibrio del Mundo a celebrarse del 24 al 28 de enero, el tradicional Evento Internacional de Solidaridad con Cuba del 30 de abril al 2 de mayo y el Encuentro Caribeño de Solidaridad con Cuba el 23 y 24 de julio, en ocasión del 70 aniversario del Asalto a los Cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, entre otros.

Aunque la hostilidad y la agresión imperialista formarán parte de este Año 65 del Triunfo de la Revolución, la colaboración y la hermandad se vislumbran en el horizonte como los puntuales con los cuales oponerse a la arremetida conservadora y criminal. El Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz aseveró ante Naciones Unidas en 1979 que las bombas no pueden matar la justa rebeldía de los pueblos. De la misma forma, las sanciones y la agresividad no pueden acallar las voces de los humildes del planeta los cuales reconocen su esperanza en el proyecto socialista y su promesa de un futuro mejor. Esas son las banderas que enarbola Cuba ante el mundo, las cuales; bajo ningún concepto, dejará caer.

Tomado de Cubasi

Compartir en:

Deja un comentario