Sector de la salud en Cuba enfrenta desafíos en 2023

La Habana, El sector de la salud cubano se enfrenta a múltiples desafíos en 2023, tras dos años de priorizar el financiamiento disponible a comprar medios de diagnóstico e insumos necesarios para enfrentar la Covid-19.

El aseguramiento al sistema nacional de salud, la apertura de servicios hospitalarios con demanda acumulada, la actualización de tecnologías médicas, lograr ir cerrando las brechas en la disponibilidad de insumos y alcanzar la estabilidad en la producción e importación de medicamentos, están entre los retos.

Según explicó el ministro del ramo, José Ángel Portal, al comparecer ante el Parlamento en diciembre pasado, el 53 por ciento de los recursos financieros entregados al sector en años recientes fue destinado al enfrentamiento de la pandemia, en detrimento del resto de los servicios.

Señaló que al cierre del 5 de diciembre hubo 219 faltas de medicamentos en el país y 197 con cobertura menor de 30 días (73 son importados y 146 de producción nacional).

A esto se sumaron dificultades subjetivas que igualmente condicionan la actual realidad que se vive en este tema, como el mal uso de medicamentos debido a la prescripción inadecuada y por complacencia, problemas organizativos y de control, actividad delictiva y deficiente preparación del personal de los servicios farmacéuticos.

En este contexto, Portal anunció que en este 2023 comenzará de manera experimental en la capital cubana un nuevo modelo de trabajo para la red de farmacias y ópticas.

La Empresa de Farmacias de La Habana pertenecerá al Grupo Empresarial BioCubaFarma como parte del proyecto encaminado a perfeccionar los servicios farmacéuticos en el país y lograr cerrar el ciclo de los medicamentos.

De resultar positiva la experiencia, paulatinamente todas las empresas de farmacias del país migrarán para el Grupo Empresarial.

A pesar de los esfuerzos, el titular auguró que “el escenario seguirá siendo complejo y no sería responsable hacer un compromiso de cifras y decir que no vamos a tener afectación”, apuntó.

La prioridad del programa, dijo, sigue siendo asegurar “la disponibilidad de medicamentos, tecnologías médicas y de los servicios farmacéuticos que garanticen el funcionamiento del Sistema de Salud, así como la consolidación del Programa de Medicina Natural y Tradicional”.

Servicios hospitalarios

Aun cuando en 2022 se encaminaron los esfuerzos a respaldar la apertura de servicios con demanda acumulada de más de dos años, incrementar las consultas de especialidades, atender pacientes en espera de cirugías, y priorizar el aseguramiento al programa materno-infantil y los tratamientos para las enfermedades crónicas, estos se mantienen como desafíos para el ciclo que comienza.

El país enfrenta, además, limitaciones en renglones básicos de material gastable, y existen recursos críticos como catéteres, equipos de transfusión, prótesis de cadera y colectores, entre otros, a los cuales las autoridades sanitarias dan seguimiento.

De acuerdo con Portal, también hay afectación en la tecnología, por lo que actualmente el sistema está en un 91 por ciento de coeficiente de disponibilidad técnica en los equipos, y se buscan soluciones para piezas de repuesto de equipos de imagenología, tratamiento del cáncer, endoscopía y otros.

En medio de este escenario —al cual se adicionan la demanda insatisfecha de las actividades de estomatología y óptica— el titular remarcó que es una premisa del sistema mantener como prioridad la asignación de financiamiento a medicamentos, insumos, piezas de repuesto y reactivos, a partir de los ingresos del propio sector y el presupuesto que asigna el Estado.

Camino a una novedosa ley

En el periodo enero-marzo de 2023 se divulgará el proyecto de ley de Salud Pública, y será debatido con trabajadores del sector, diputados y población en general.

La propuesta de ley recoge temas como la atención médica y social, la atención primaria de salud, la salud sexual y reproductiva de las personas y la reproducción asistida.

Otras de las cuestiones incluidas es el consentimiento informado, que exige que los procedimientos de atención médica se realicen con la aprobación expresa del paciente o su representante legal, y el reconocimiento de la eutanasia como un derecho de las personas a una muerte digna.

“La nueva ley desarrolla derechos y garantías constitucionales de las personas, al tiempo que actualiza la organización y las obligaciones del Estado y el Gobierno para garantizar el funcionamiento de los servicios de salud accesibles, gratuitos y con calidad”, destacó el ministro.

Tomado de PL

Compartir en:

Deja un comentario