Glucosa promedio estimada: en qué consiste y por qué es importante

La glucosa promedio estimada es una cifra que se obtiene mediante un cálculo. En él se asocian los resultados del monitoreo diario con la prueba A1c.

La glucosa promedio estimada o eAG es una cifra que representa el valor medio estimado de azúcar (glucosa) en la sangre, durante un periodo de 2 a 3 meses. Tal cifra se calcula con base en los resultados de una prueba de sangre conocida como hemoglobina glicosilada (HbA1c o A1c).

Es importante tener en cuenta que los niveles de glucosa en la sangre no son constantes, sino que varían a lo largo de un día. Por eso, una sola medición puede llevar a equívocos.

Quienes más se benefician del cálculo de la glucosa promedio estimada son las personas que viven con diabetes. Estos pacientes tienen que realizarse un monitoreo continuo y la eAG les ofrece valores confiables.

¿Qué es la glucosa promedio estimada?

La glucosa promedio estimada hace referencia al promedio de los niveles de azúcar en la sangre durante periodos de 60 o 90 días. Los resultados se expresan en miligramos por decilitro (mg/dL) o en milimoles por litro (mmol/L).

El nivel de azúcar a largo plazo se mide mediante un análisis de sangre que es el A1c. Este examen permite detectar el porcentaje de hemoglobina glicosilada.

La hemoglobina como tal, es una proteína que está en los glóbulos rojos y a la cual se adhiere la glucosa. La prueba determina la proporción de hemoglobina que tiene glucosa unida.

Para calcular la glucosa promedio estimada se toman los resultados de la medición diaria, los de la prueba A1c y se aplica una fórmula. El método hace los siguientes aportes:

  • Permite diagnosticar prediabetes y diabetes.
  • Sugiere la necesidad de realizar cambios en el abordaje para la diabetes.
  • Corrobora los resultados de la medición diaria de glucosa en sangre.
  • Ayuda a establecer si el plan de tratamiento está teniendo eficacia.
  • Revela la forma cómo los patrones de estilo de vida saludable inciden en el control del azúcar en la sangre.
Examen de hemoglobina glicosilada.
Los exámenes de hemoglobina glicosilada permiten un seguimiento a mediano plazo de los pacientes con diabetes.

¿Cómo calcularla?

La prueba A1c ofrece los resultados en términos de porcentaje. Estos deben ser contrastados con los miligramos de azúcar que hay por cada decilitro de sangre, que es la manera como el medidor de glucosa ofrece los valores cada día.

Existe una fórmula que permite traducir los valores de la prueba A1c a los valores de eAG o glucosa promedio estimada. Dicha fórmula es la siguiente:

eAG = 28,7 x A1c – 46,7

Una forma fácil para establecer la glucosa promedio estimada es acudiendo a una calculadora en línea, como la de la Asociación Americana de Diabetes. También se puede tomar como punto de referencia la siguiente tabla de valores, que tiene primero el valor de A1c, y luego el equivalente de eAG en mg/dL:

  • 4 = 68
  • 5 = 97
  • 6 = 126
  • 7 = 154
  • 8 = 183
  • 9 = 212
  • 10 = 240
  • 11 = 269
  • 12 = 298

La interpretación de los resultados

Los valores altos de glucosa promedio estimada indican altos niveles de azúcar en la sangre. Según la Asociación Americana de Diabetes, la interpretación básica de la eAG es la siguiente:

  • Rango normal: menos de 114 mg/dL.
  • Prediabetes: más de 114 mg/dL y menos de 140 mg/dL.
  • Diabetes: más de 140 mg/dL.

Casi todos los medidores de glucosa en sangre que son utilizados para las pruebas diarias ofrecen la posibilidad de obtener un promedio de las lecturas de las últimas semanas o meses. Sin embargo, ese cálculo no es igual al que se obtiene con la glucosa promedio estimada. De hecho, puede ser más alto o más bajo.

Lo anterior suele deberse a que el paciente hace las mediciones en momentos en los que el nivel de azúcar es bajo, como antes de comer. O muy alto, cuando come.

El valor de la glucosa promedio estimada es más confiable. Sin embargo, debe analizarse en conjunto con los resultados de la A1c.

Datos a tener en cuenta sobre la glucosa promedio estimada

Según la Asociación Americana de Diabetes, lo más recomendable es realizarse un análisis de sangre A1c 2 veces por año. Si el tratamiento no funciona o se hace un cambio en las dosis, hay que hacerlo 4 veces ese año.

El control diario de la diabetes debe mantenerse siempre. Este ofrece una visión instantánea. Sin embargo, no proporciona datos válidos a largo plazo.

La información proporcionada por el monitoreo diario es fundamental para ajustar aspectos como el requerimiento de insulina, el nivel de actividad física y la ingesta de alimentos. Tanto la prueba A1c como la glucosa promedio estimada son complementos del monitoreo diario y no sustitutos de este.

Hay algunas condiciones médicas que pueden alterar la relación entre los resultados de la prueba A1c y la glucosa promedio estimada. No debe utilizarse la eAG en los siguientes casos:

  • Pacientes con anemia o talasemia.
  • Personas con enfermedades renales.
  • Pacientes con enfermedad de las células falciformes.
  • Personas medicadas con hierro, dapsona o eritropoyetina.
Diabetes con anemia altera resultado de glucosa promedio estimada.
Los pacientes que son diagnosticados con anemia deberán corregir esa condición para obtener valores confiables de eAG.

Mediciones para estar mejor

Lo usual es que el médico establezca un objetivo de glucosa promedio estimada. Esto se determina con base en el estado de salud de cada persona, su edad y otros factores adicionales que ejerzan alguna influencia.

La continua medición de los niveles de azúcar mediante el monitoreo diario, la prueba A1c y la glucosa promedio estimada puede resultar agobiante. Siempre es bueno recordar que no todo se agota en los números, ya que estos solo son un punto de referencia para mejorar la calidad de vida.

Tomado de Mejor con Salud

Compartir en:

Deja un comentario