Ahora sí: habló Xi Jinping y Occidente está en graves problemas

Sin aliento. Así habrá dejado a más de un líder occidental algunas de las recientes declaraciones que hizo el presidente de China, Xi Jinping, al reunirse con el vicepresidente del Consejo de Seguridad de la Federación de Rusia, Dmitri Medvédev. Y el contexto no es menor: la visita de Volodímir Zelenski a EEUU.

Sin pelos en la lengua

Habló Xi Jinping y en Occidente subió el pan. Y si no, lean una de sus más recientes declaraciones: “Las relaciones entre Moscú y Pekín han resistido la prueba de las vicisitudes internacionales y siempre se han desarrollado de manera saludable y estable”. China tiene la disposición de “trabajar con Rusia para avanzar continuamente las relaciones entre los dos países” y para “desarrollar la gobernanza global en una dirección más justa y razonable”.

A más de uno se le habrá cortado la respiración en las inmediaciones del Despacho Oval de la Casa Blanca, o en algún invernal jardín del palacio del Elíseo. Ya no hablemos de la Cancillería Federal de Alemania.

Aunque igual en la Casa Blanca estaban un poco ocupados y distraídos haciendo las delicias con lo de la visita del actor que cumple el rol de presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski. Pero este es otro tema.

Respecto al conflicto entre Rusia y la OTAN, con Ucrania como campo de batalla, Xi enfatizó que China “siempre ha mantenido una postura objetiva y justa” con respecto a la guerra en Ucrania y “promovido conversaciones de paz”, al tiempo que aseveraba la esperanza de que ambas partes “resuelvan sus preocupaciones comunes en el campo de la seguridad a través de medios políticos”.

Jarro de agua fría en pleno invierno

Todos estos conceptos vertidos por Xi Jinping vendrían siendo como un auténtico cachetazo al Gobierno alemán: Y es que un día antes de la visita de Medvédev a China, durante una conversación telefónica, el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, instó a Xi a presionar a Rusia para que ponga fin a su operación militar especial en Ucrania, según la portavoz del presidente de Alemania, Cerstin Gammelin.

En fin, está claro que lo que diga u opine Alemania pinta muy poco entre los verdaderos líderes mundiales que son capaces de anteponer los intereses y el bienestar de sus ciudadanos, a diferencia de lo que está haciendo la propia Alemania, y la Unión Europea en su conjunto, con los suyos.

Las palabras de Xi Jinping, sobre que China tiene la disposición de “trabajar con Rusia para avanzar continuamente las relaciones entre los dos países” y para “desarrollar la gobernanza global en una dirección más justa y razonable”, expresan “el interés que tiene China de romper el molde de Occidente a nivel global”, advierte el analista internacional Alberto García Watson.

Tomado de Sputnik

Compartir en:

Deja un comentario