Nicaragua y China, un año de cooperación

Managua Nicaragua y China cumplieron, el 10 de diciembre, el primer aniversario del restablecimiento de las relaciones diplomáticas marcadas por la confianza política, y la hermandad y cooperación.

El acontecimiento se celebró tras 12 meses de que la nación centroamericana rompiera vínculos con la isla de Taiwán y reconociera el principio de una sola China.

El embajador de la nación asiática aquí, Chen Xi, expresó recientemente que el año transcurrido fue de solidaridad, cooperación y de éxitos para los dos países y pueblos.

Por su parte, el asesor presidencial para la promoción de inversiones, comercio y cooperación internacional de Nicaragua, Laureano Ortega, calificó de históricos los lazos entre el Partido Comunista de China y el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

“Han sido 12 meses de un trabajo intenso, hemos desarrollado numerosas cooperaciones en prácticamente todos los campos, y estamos profundamente agradecidos por las diversas muestras de solidaridad, cariño, amor y humanismo”, expresó Ortega.

En esa línea, el presidente de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) de Nicaragua, Gustavo Porras, agradeció a China por el restablecimiento de los vínculos diplomáticos, alcanzado luego de 31 años de distanciamiento.

“La Revolución sandinista en 1985 estableció relaciones con China, lo que sucedió fue que los gobiernos neoliberales apoyados por Estados Unidos cortaron esos lazos en los años de 1990 para establecer relaciones con Taiwán”, explicó el analista político Jorge Capelán.

En diálogo con Prensa Latina, Capelán aseguró que las relaciones entre China y Nicaragua tienen un significado muy importante al tener en cuenta la actual coyuntura por la que atraviesa el mundo, de crisis terminal de la dominación occidental.

Para el experto en temas internacionales Manuel Espinoza, la reanudación de esas relaciones vino en un momento importante tras el triunfo del presidente Daniel Ortega en las elecciones de noviembre de 2021.

“Taiwán estaba reconociendo la presión de Estados Unidos y lo normal era dar un paso en los vínculos diplomáticos con Beijing según la Convención de Viena de 1961 sobre relaciones internacionales”, señaló el analista.

El también director del Centro Regional de Estudios Internacionales (CREI) explicó que es una decisión de política exterior, lo cual da la medida de los cambios globales del papel de China en la transformación del orden mundial.

“Lo importante aquí es que en la firma de este restablecimiento hace un año, hay principios bien asentados como es el respeto mutuo, la coexistencia pacífica, la no agresión, la integridad territorial, y sobre todo, los beneficios recíprocos”, añadió.

RELACIONES ESTRATÉGICAS

De acuerdo con los analistas, existen varios aspectos que marcan esas relaciones estratégicas. En el caso de Nicaragua está abierta una nueva ventana de posibilidades económicas, comerciales y productivas.

Sobre este particular, el académico Jorge Issac Bautista explicó a Prensa Latina que ambos países son vecinos del océano Pacífico, pero China no tiene acceso a las aguas del Atlántico y el canal de Panamá solo lo manejan panameños y norteamericanos.

“De modo que en el ámbito geoeconómico Nicaragua tiene la posibilidad de ese enlace entre el Pacífico y el Atlántico, lo cual es una probabilidad abierta a una inversión para la posible construcción de un canal”, aseveró.

Al decir de Capelán, sobre la construcción de esa vía marítima -aunque todavía no hay nada concretamente definido- existe mucha expectativa a nivel del pueblo nicaragüense en general.

“A Estados Unidos no le gusta esa idea, pero se tendrá que acostumbrar, pues en términos geopolíticos ellos están perdiendo influencia y deben aceptar el surgimiento de un mundo multipolar”, comentó.

Por su parte, el director del CREI se refirió al comercio simétrico y a los pasos estratégicos de China, como la franja y la ruta y las iniciativas para el desarrollo global, los cuales marcan una buena perspectiva para el país centroamericano.

Se dan pasos positivos en el fortalecimiento de las relaciones entre ambos países, explicó Espinoza, al tiempo que mencionó los diferentes acuerdos firmados hasta la fecha.

Al respecto, Bautista aludió a los productos que Managua puede ofrecer a Beijing como oro, carne, tabaco, frijoles, café y azúcar, entre otros. En tanto, el gigante asiático puede brindar tecnología, maquinaria y productos terminados, además de inversiones.

¿CÓMO AVANZA LA COOPERACIÓN?

Las autoridades chinas y nicaragüenses aseguran que en este primer año lograron los primeros éxitos en la cooperación de beneficio mutuo en amplias áreas.

En enero se suscribió el memorándum para la construcción conjunta de la franja y la ruta, iniciativa considerada una pieza central de la política exterior del gobierno del presidente Xi Jinping.

Otro avance importante resultó la firma en abril de un convenio de cooperación económica y técnica para la ejecución aquí de un programa de viviendas, cuya primera fase cuenta con una inversión de 60 millones de dólares.

Tres meses después, en julio, las partes rubricaron lo que consideran uno de los más relevantes pactos en las relaciones bilaterales por todo lo que encierra desde el punto de vista económico: el acuerdo de cosecha temprana.

La iniciativa es la antesala de un posible Tratado de Libre Comercio entre China y Nicaragua, y busca garantizar la estabilidad económica, además de reforzar las condiciones básicas para el desarrollo dinamizando del comercio y los mercados, acorde con el plan nica de lucha contra la pobreza.

También se estableció el mecanismo de comisión mixta intergubernamental de las cooperaciones económicas, comerciales y de inversión.

Desde el punto de vista de la salud pública, el gigante asiático entregó a Nicaragua en el transcurso del año tres millones de vacunas contra la Covid-19 y variedades de equipos e insumos médicos.

Autoridades de los dos países destacaron la colaboración en el ámbito cultural con la donación por parte de China de instrumentos musicales para la conformación de orquestas sinfónicas estudiantiles en varias escuelas del país centroamericano.

De acuerdo con estudiosos en el tema, los convenios con los que Nicaragua avanza con China vienen a crear no solo una mayor expectativa, sino una gran esperanza de relaciones justas y fructíferas para los dos países.

Tomado de PL

Compartir en:

Deja un comentario