La FEU, cien años de juventud con carácter y valores

La Federación Estudiantil Universitaria (FEU) se fundó el 20 de diciembre de 1922, por Julio Antonio Mella, el joven revolucionario que más hizo en tan poco tiempo de vida.

Para hablar de la FEU es imprescindible mencionarlo: Estudiaba Derecho, Filosofía y Letras; y se destacó como líder estudiantil y deportista. Pero su quehacer superó los cánones de la academia tradicional y los muros de la Universidad de La Habana. Así lo demostró y su impronta llega hasta nuestros días:

 “El más alto centro de cultura no debe ni puede ser una simple fábrica de títulos. Una universidad latina no es una escuela de comercio a donde se va a buscar tan solo el medio de ganarse la vida: la universidad moderna debe influir de manera directa en la vida social”, dijo Mella, sin saber que sus palabras habrían de ser legado para generaciones futuras universitarios en Cuba.

La FEU siguió su historia de mártires y luchas. En 1954, el 30 de noviembre, José Antonio Echeverría accedió a la presidencia. Entonces fortaleció la lucha estudiantil contra Batista… estaba en el aula, en la prisión o en los desfiles homenajeando a Martí; en la manifestación para reclamar derechos, o en el palacio Presidencial o radio Reloj en nombre del Directorio estudiantil… Fue excepcional José Antonio, el líder de la FEU que más se acercó a Mella en sus cualidades. Mucha juventud con carácter y valores ha pasado por sus filas.

En la actualidad acoge a todos los estudiantes universitarios, y está afiliada a la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (OCLAE).

Este 22 de diciembre la FEU llega a su centenario. La celebración es por ella y sus miembros, los de antes y los de ahora, por sus aspiraciones profesionales, y por abrazar la causa de la independencia de Cuba.

Compartir en:

Deja un comentario