¿Cuales son las consecuencias del consumo excesivo de calorías?

¿Consumes calorías en exceso? Te enseñamos cual es el peligro de dicha práctica. De este modo podrás concienciarte de la importancia del equilibrio calórico y ponerlo en práctica.

¿Conoces cuáles son las consecuencias del consumo excesivo de calorías? A continuación haremos un repaso sobre las implicancias más importantes para que no te quedes con ninguna duda al respecto.

Recuerda que una dieta, además de aportar todos los nutrientes que el organismo necesita, ha de ser equilibrada. Esto quiere decir que debe de satisfacer las necesidades energéticas, pero no sobrepasarlas. De lo contrario, podrían producirse una serie de situaciones que resultan contraproducentes para la salud. Te enseñamos cuáles.

Un consumo excesivo de calorías genera una ganancia de peso

La principal consecuencia del consumo excesivo de calorías es la ganancia de peso graso. Cuando se ingieren más calorías de las que se necesitan el organismo reserva los excedentes en forma de tejido adiposo, para que puedan ser utilizados más adelante.

Balanza, cinta métrica y manzana que forman parte de las calorías buenas
Es importante entender la diferencia entre calorías buenas vs malas dentro de una dieta.

Del mismo modo, cuando se establece un déficit calórico se produce una pérdida de peso progresiva. Un ejemplo de este tipo de situaciones serían las dietas restrictivas, que consiguen disminuir la masa grasa a partir de una reducción del contenido energético. La evidencia científica corrobora la utilidad de este tipo de patrones de alimentación, siempre y cuando se lleven a cabo dentro de unos límites razonables.

Por este motivo es necesario que, salvo en condiciones de exceso de peso, se asegure un equilibrio calórico. A partir de aquí la dieta debe de garantizar que se cubren los requerimientos de macro y micronutrientes, evitando carencias que puedan originar enfermedades.

Algunas enfermedades se producen a partir de un exceso de calorías

Como probablemente ya sepas, la obesidad y el sobrepeso se relacionan con la aparición de muchas patologías distintas. Un exceso de calorías en la dieta puede incrementar el riesgo de desarrollar problemas de tipo metabólico, tal y como afirma una investigación publicada en The Journal of Clinical Investigation.

Al parecer, ingerir energía en exceso provoca una respuesta inflamatoria, lo que dificulta la función de algunos órganos, como el páncreas y el hígado. Dicha situación incrementa el riesgo de desarrollar problemas asociados a la absorción y a la utilización de los nutrientes.

En el caso de que se llegue a una situación de este estilo, será necesario poner en marcha una serie de estrategias dietéticas que consigan revertir el proceso. Además resultará imprescindible practicar ejercicio de forma regular.

El exceso de calorías condiciona la resistencia a la insulina

En muchas ocasiones, el exceso de calorías viene determinado por un incremento de la ingesta de carbohidratos y azúcares simples. Consumir este tipo de nutrientes con frecuencia incrementa el riesgo de padecer resistencia a la insulina, siendo esta la antesala de la diabetes.

Dicha condición es capaz de condicionar los hábitos de vida, por lo que más vale la prevención. A la hora de planificar un menú saludable es necesario restringir los carbohidratos y, sobre todo, los azúcares simples.

La insulina tiene una gran importancia al querer bajar de peso.
El exceso de calorías puede provocar una resistencia a la insulina.

De todos modos, esta norma no se cumple en el caso de los deportistas, puesto que los integrantes de este colectivo suelen necesitar los azúcares para desarrollar su actividad con un rendimiento adecuado. Pero este motivo no ha de convertirse en una excusa para consumir azúcares sin control aun cuando se realiza ejercicio de manera habitual.

Es necesario controlar el equilibrio calórico de la dieta

A la hora de planificar una dieta resulta imprescindible garantizar que se aporten todos los nutrientes que el organismo necesita de manera diaria. Pero esta misión ha de llevarse a cabo sin consumir calorías en exceso. De lo contrario se estaría promocionando un aumento del peso graso y, con ello, de la incidencia de las enfermedades complejas.

No olvides que ciertas patologías como la diabetes son crónicas y no tienen cura al día de hoy. La prevención resulta necesaria e imprescindible para evitar una situación que condiciona los hábitos de alimentación de por vida. Además, la diabetes se asocia con un incremento del riesgo del desarrollo de otras enfermedades como el cáncer.

Controlar el aporte energético de la dieta y reducir significativamente la presencia de azúcares simples en la misma te ayudará a goza de una mejor salud. Además cuidarás tu figura y mantendrás un peso saludable. Esto te permitirá ser más eficiente en tus tareas diarias y gozar de un estado de mayor vitalidad. Cambia tus hábitos a partir de este preciso momento para mejorar tu salud a largo plazo.

Tomado de Mejor Con Salud

Compartir en:

Deja un comentario