Vencer al Bloqueo, aunque nos vaya la vida

El bloqueo económico y financiero impuesto por el gobierno de Estados Unidos a Cuba alcanza ya las seis décadas y es un mecanismo de dominación de tipo fascista que influye en la calidad de vida de todos los cubanos.

Uno de los sectores más afectados por esta política genocida es el comprendido al comercio y adquisición de alimentos para toda la población.

Solo entre abril y diciembre de 2020, etapa de surgimiento y desarrollo de la pandemia de la COVID 19, las afectaciones a la producción y a los servicios en el sector agropecuario, las trabas en las operaciones monetario-financieras, los costos adicionales por la reubicación geográfica del comercio y otros obstáculos para adquirir tecnologías y combustibles, impactaron gravemente la producción y adquisición de alimentos en Cuba, generando afectaciones por un valor de 330 millones 466 mil dólares.

A todo este pesar súmele en un periodo más reciente los efectos que ha tenido para la alimentación mundial la guerra Rusia-Ucrania, que ha provocado el aumento del 17,1% en el precio de los cereales, incluyendo el trigo y otros como la avena, la cebada y el maíz. Basta con citar que en el 2021 la tonelada de urea para los fertilizantes, se cotizaba a 8.000 pesos-dólares, ahora en el 2022 sobrepasa los 23.000 pesos, es decir, un aumento del 187% en el valor.

En este período, bajo pretextos artificiales y con el fin de extender el cerco al sistema empresarial cubano, el Departamento de Estado de los EE.UU. amplió en varias ocasiones la “Lista de Entidades Cubanas Restringidas”, con las cuales personas sujetas a la jurisdicción estadounidense tienen prohibido realizar operaciones. Hasta la fecha, el listado comprende 231 empresas, en su mayoría vinculadas a la red de comercio minorista del país, el sistema de abastecimiento de las necesidades más importantes para la economía y la población, todas las instalaciones hoteleras de la nación y varias instituciones del sector financiero.

Cuando una persona no es capaz de relacionar estos datos con las calamidades y vicisitudes que vive el pueblo cubano en cuanto a la adquisición de un número significativo de productos alimenticios hoy en escasez o poca disponibilidad es simplemente que no comprende el extenso contenido del asesino bloqueo sobre esta isla.

Más de sesenta años lleva el bloqueo en existencia, por momentos arreciado según los intereses gubernamentales del norte, tanto republicanos como demócratas han apretado las tuercas de tan asesina maquinaria, estos gobiernos por momentos aprovechan calamidades sanitarias u otro de afectaciones para de modo oportunista extender los efectos fascistas de la mañosa política contra Cuba. La etapa de la pandemia y el implemento de las 243 medidas coercitivas unilaterales del gobierno de Donald Trump, es vivo ejemplo.

Muchos manifiestan con cierto interés de esconder la esencia del efecto del bloqueo, que Cuba le echa la culpa de su inoperancia en materia económica a las relaciones de EEUU- Cuba.

Eso es simplemente no reconocer que el bloqueo es inventado, armado e incrementado para afectar en todos los órdenes a la isla caribeña, no es nada es difícil demostrar que tras las afecciones que sufre la población cubana no está el efecto del bloqueo.

Nuestro presidente recién llegó de una gira internacional por países amigos, claro resortes de mucha importancia en cuanto a relaciones internacionales y de tipo económicos movieron al mandatario cubano a la extensa visita por estas naciones.

Pero sin notificar el significado del recorrido de Díaz Canel en el orden económico, bien vale destacar las diferencias entre las relaciones de estos países con la política llevada por Estados Unidos contra Cuba, los del norte como le llaman los de acá, no acaban de acatar el clamor mundial de Fin del Bloqueo, ese mecanismo que pretender rendir a un pueblo por hambre, métodos solo empleados por las hordas fascistas en la ocupación de Europa allá por los años de la Segunda Guerra Mundial.

A Cuba y lo saben bien sus hijos revolucionarios, no le cave de otra ¡Vencer al Bloqueo, aunque nos vaya la vida!

Compartir en:

Deja un comentario