Rinden tributo Raúl y Díaz-Canel a los mártires del 30 de noviembre

Santiago de Cuba-. El Líder de la Revolución, General de Ejército Raúl Castro Ruz, y el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, dedicaron ofrendas florales a los mártires del Levantamiento Armado del 30 de noviembre en Santiago de Cuba, en el aniversario 66 de la audaz acción en apoyo al desembarco del Granma.

El homenaje a Pepito Tey, Tony Alomá y Otto Parellada, incluyó además las coronas de flores a título del presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular y del Consejo de Estado, Esteban Lazo Hernández, del pueblo de Cuba y familiares de los caídos, en el sitial que honra su memoria en Loma del Intendente, donde cayeran en el asalto a la Estación de la Policía Nacional.

Tras la colocación a cargo de las máximas autoridades del Partido y el gobierno en la provincia, José Ramón Monteagudo Ruiz y Beatriz Johnson Urrutia, respectivamente, así como de jefes de las FAR y el MININT, estudiantes destacados rememoraron el hecho, pero esta vez portando en lugar de armas las banderas cubanas y del 26 de Julio, así como enormes lápices escolares.

En la otrora Estación de la Policía la joven generación desplegó ahora banderas cubanas y del 26 de Julio Foto: Eduardo Palomares
En la otrora Estación de la Policía la joven generación desplegó ahora banderas cubanas y del 26 de Julio Foto: Eduardo Palomares

Protagonista de la heroica, el combatiente de la lucha clandestina Luis Alberto Clergé Fabran, destacó que, en ese desafío a las fuerzas represivas de la tiranía de Batista, el inolvidable Frank País les inculcó la visión de que el líder a seguir era Fidel, y de que tal como él lo había anticipado en el Moncada, el pueblo santiaguero se convertiría en un activo combatiente revolucionario.

Como expresión de la continuidad del amor de los santiagueros por su Revolución y el Partido Comunista de Cuba, un grupo de nuevos militantes de la organización de vanguardia cubana, recibieron en el acto el carné que los acredita, de manos de Monteagudo Ruiz y de Johnson Urrutia, mientras que a través de la entrega artística los jóvenes evocaban la gesta.

En las palabras centrales la primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas en el territorio, Lisbeth Ramírez Hernández, dijo que fieles a quienes ofrendaron sus vidas le corresponde hoy a los jóvenes ser más productivos en todas las esferas, el enfrentamiento a las ilegalidades, y el fortalecimiento de la convicción de que la batalla ideológica jamás puede descuidarse. (Fuente: Granma)

Compartir en:

Deja un comentario