El pueblo respaldó a su Revolución, otra vez

Varias horas antes de concluir los comicios en Cuba para elegir a los delegados de circunscripciones del Poder Popular, el presidente Miguel Díaz-Canel dijo a la prensa que el proceso electoral ratifica que Cuba mantiene la estabilidad política y social independientemente de la asfixia económica que nos están tratando de implantar, unida a una campaña de descrédito, sobre todo en las redes sociales y los grandes medios de comunicación.  

Mucha hojarasca se comenta. Sin embargo, en cuanto a las votaciones de este 27 de noviembre, los partidarios del boicot al sistema político cubano deben estar diciéndose a sí mismos “… al César lo que es del César”, aunque insistan en su misión de empañarlas.

Según datos preliminares del Consejo Electoral Nacional, casi el 70 por ciento de los cubanos con derecho al voto asistió a las urnas; el  89, 11 de las boletas resultaron válidas, mientras las en blanco y anuladas fueron el 5, 22 y el 5, 67 por ciento, respectivamente. Y no cabe duda de que, en su labor de zapa, el enemigo escuchó o leyó las cifras. Es más, sabe que escuchó o leyó lo cierto.

Entre los cubanos que asistimos a las urnas, no existe quien haya sido forzado hacerlo, ni obligado a poner su crucecita por el que creyó mejor para representarlo, ni a no anular la boleta con alguna de las tantas formas en que ello puede hacerse, para negar la democracia en nuestro país o expresar desacuerdo con la Revolución.   

Lo digo por mí y por tanta gente que fue a sus colegios de forma  voluntaria y consciente de que el voto de cada uno forma parte de un proceso que, por mucho, nos representa a todos.

Persisten, sin embargo. Y después de los números, cuestionan la baja asistencia a los colegios y un supuesto record de abstencionismo. No es nada serio, y lo digo en serio: lea usted, investigue cuántos países del área y del mundo exhiben porcientos de aprobación similares, vótese para lo que se vote.  

Hágalo, y coincidirá conmigo en que, a pesar de la situación actual del país, complejísima ciertamente, el respaldo del pueblo a sus representantes populares y a la Revolución fue refrendada con creces una vez más.

Foto: Internet.

Compartir en:

Deja un comentario