Juanita y la alegría de la vida

El astro Rey regala su esplendor cada día y Juanita Rives Hernández, lleva 92 años recibiendo su calor que es energía – vida.

Ella contagia con alegría a los familiares, compañeros del círculo de abuelos, y entrenadores que la esperan con agrado por el entusiasmo que transmite a sus allegados.

El tiempo no parece detenerse en esta pinera, los tantos años la acompañan siempre de la felicidad, sonríe como una niña, entusiasta como cualquier joven soñadora y emprendedora como la más capaz.

La armonía de su cuerpo y alma la logra por la belleza y sabiduría acumulada, que incluso brilla en la corta cabellera plateada.

La inspiración de quien sabe que el ejercicio es calidad de vida, estimula a su profe, al ver como esta mujer de la tercera edad llega acompañada por alguien para realizarlos, pero es solo una excusa, Juanita quiere que muchos más se sumen a la actividad y ganen salud y vida.

Es muy sabia, sabe que el ejercicio es la mejor medicina para mantener sano el cuerpo y el alma.

Su voz es como música, da aliento al grupo de abuelitos y cuando por cualquier situación falta al entrenamiento, se le extraña porque ella es el alma de los longevos.   

Juanita no se quedó con la jaba colgada al brazo para ir a la bodega, llevar los niños al círculo infantil, o la escuela.  Es más que eso, vive para ganarle más años a la vida.

Compartir en:

Deja un comentario