Jorge Cuervo recuerda sus logros y encuentro con Fidel

Jorge Cuervo Rivero, Campeón Mundial de gimnasia artística y gloria del deporte cubano, confiesa que fue un niño muy inquieto, no podía estar tranquilo, cuestión que lo llevó hasta el gimnasio más cercano de su barrio en La Habana.    

Sus años de entrenamiento lo ubicaron entre las primeras figuras de esa disciplina deportiva, en eventos nacionales e internacionales.

Llegó a ser Campeón Mundial en la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas en el año 1973. Fue Campeón Centroamericano en 1974, Campeón Panamericano en 1971, en Cáliz, Colombia; y en México el año 1975.

Entre los gratos recuerdos de su carrera está el regreso de la delegación cubana, en el barco “Victoria de Girón”,  después de ubicarse Cuba, por primera en vez en el primer puesto en América Latina, en los Juegos Centroamericanos, en Panamá, en el año 1970.

El Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, los interceptó en alta mar, como a la una de la mañana, antes de entrar a la bahía de La Habana, y les dio la bienvenida en un camerino que se preparó para que Fidel saludara a todos los atletas y los felicitara por su magnífico desempeño.  

Otro momento significativo para Cuervo fue en el año 1974, tras su regreso de los juegos Centroamericanos en República Dominicana, donde fue el atleta que más medallas había ganado en la competencia, siete medallas de oro.

La recepción fue en el Hotel Habana Libre,  escogido para entregarle al Comandante en Jefe la Medalla de Oro, cuestión que conmovió mucho al Líder Histórico de la Revolución Cubana y que Cuervo nunca olvidará,  porque tuvo la oportunidad de estrechar su mano y sentarse a conversar con él, como si toda la vida lo hubiese conocido.

El reloj que le regaló Fidel como recuerdo de su amistad y gratitud por todo lo que estaba haciendo por la gimnasia artística en Cuba, también es uno de los tesoros más preciados para este reconocido gimnasta.

Entre sus anécdotas Cuervo recuerda la pasión del atleta mayor por el deporte, como una cuestión importante también para la defensa de las conquistas de la Patria. Su preocupación y ocupación por la práctica de la educación física, y el derecho del pueblo al deporte.

Cuervo Rivero es fruto del desarrollo del movimiento deportivo en el país, hecho que le permitió brillar en la gimnasia artística a nivel mundial, su nombre se encuentra inscrito en el Código Internacional con el “Salto Cuervo”, aporte que creó para este deporte de gran complejidad y que hoy todos los gimnastas ejecutan en sus competiciones a nivel mundial. 

El caballo de salto, los ejercicios de manos libres y la barra fija, fueron los aparatos de la gimnasia artística que más llegó a dominar.

En estos momentos Jorge Cuervo Rivero vive en el poblado de Sierra Caballos, en la Isla de la Juventud; está jubilado, pero se mantiene vinculado al combinado deportivo Irene Hernández aportando sus experiencias a los profesores noveles de la gimnasia artística pinera, y al judo, deporte que también necesita de la ejecución de ejercicios acrobáticos, donde es necesario tener en cuenta la ubicación tiempo y el espacio, cuestión que los gimnastas dominan. 

La gimnasia en Cuba, tuvo sus momentos más memorables en los años sesenta, cuando se inauguró y comenzó la enseñanza en la Escuela Nacional de Gimnasia en La Habana. Alberto Pedro Pons Bengochea fue el entrenador más destacado de la gimnasia en ese entonces que contó con la cooperación de los entrenadores soviéticos y búlgaros.

Compartir en:

Deja un comentario