¿Sabías que las plantas producen su propia aspirina para aliviar el estrés?

Las plantas producen ácido salicílico, conocido como aspirina, para protegerse de peligros ambientales como los insectos, la sequía y el calor. Entender cómo funciona este proceso, podría ayudar a las plantas a sobrevivir al estrés causado por el cambio climático, según un estudio.

Aunque se estudió una planta modelo (Arabidopsis), comprender cómo las células de esta planta reaccionan al estrés, podría ayudar a otras plantas, como la de los cultivos ante el calentamiento global.

Cómo las plantas reaccionan ante el estrés

En todos los organismos vivos se forman especies reactivas de oxígeno (ROS, por sus siglas en inglés) ante el estrés ambiental. Por ejemplo, cuando nos asoleamos, y no usamos protector solar, nuestra piel produce ROS, provocando pecas y quemaduras.

El problema es que en las plantas los altos niveles de ROS podrían ser letales. Pero en niveles bajos, tiene funciones importantes en las células vegetales.

Son como llamadas de emergencia, que permite la producción de hormonas protectores como el ácido salicílico.

Ante el calor, la luz solar constante o la sequía, el aparato de producciones de azúcar en las células vegetales genera una primera llamada, una molécula conocida como MEccPP. Esta, a su vez, desencadena la producción de ácido salicílico, brindando acciones protectoras en las células.

Es como si las plantas usaran analgésicos para los dolores y las molestias, igual que nosotros.

Cómo ayuda la aspirina a las plantas

Foto de Abhishek Pawar en Unsplash

El ácido protege los cloroplastos de las plantas, que son el sitio de la fotosíntesis, un proceso que utiliza la luz para convertir el agua y el dióxido de carbono en azúcares para obtener energía. 

El ácido salicílico está ayudando a las plantas a resistir el estrés provocado por el cambio climático. Si los científicos pudieran ayudar a las plantas a aumentar la capacidad de producción, creen que podrían aumentar sus posibilidades de sobrevivir en el futuro.

Tomado de Planetacurioso

Compartir en:

Deja un comentario