Fidel y los jóvenes

Fidel fue un joven excepcional, y durante toda su existencia en su pensamiento mantuvo el vigor y el ímpetu propios de la etapa juvenil de la vida.

“Creer en los jóvenes es ver en ellos, además de entusiasmo, capacidad; además de energía, responsabilidad; además de juventud, ¡pureza, heroísmo, carácter, voluntad, amor a la Patria, fe en la Patria! ¡Amor a la Revolución, fe en la Revolución, confianza en sí mismos, convicción profunda de que la juventud puede, de que la juventud es capaz, de que sobre los hombros de la juventud se pueden depositar grandes tareas!”,  así dijo cierta vez con intuición de visionario.   

Correría el tiempo, y supimos que Fidel saltaba al mañana en cada frase… Nuestra juventud lidera los avatares de hoy: de su inteligencia brotan nuevos proyectos; de sus manos el trabajo creador, el verso, la iniciativa que salva.

Así vemos a la juventud en el territorio pinero, en centros de trabajo, en las calles, en las universidades; protagonista de las batallas de hoy y moldeando cada faena en aras de avanzar, servir, y convertir problemas en oportunidades, en soluciones… Así la vimos en meses recientes, en el centro del peligro ante la COVID-19, en las comunidades, el surco y en las aulas…

Pureza, heroísmo, carácter, voluntad, amor… Sí, Fidel, de eso está hecha nuestra juventud… Como siempre tenías razón. Y más que eso, como siempre te creímos y no dejamos de creer en ella.

Te fuiste un día de noviembre, quizás a un paraje verde olivo para seguir preparando el Moncada… Y aquí están tus hombres, los jóvenes que no dejarán de hacer Revolución.

Compartir en:

Deja un comentario