Diabetes: una enfermedad de perenne seguimiento en Isla de la Juventud

Cada 14 de noviembre y en homenaje al natalicio del Dr. Fredrick Banting, co-descubridor de la insulina, el mundo conmemora el Día Mundial de la Diabetes, este año bajo el lema “Educación para proteger el mañana” y sobradas razones lo justifican.

Según estadísticas de los medios asociados al estudio de este flagelo, en el planeta viven actualmente 420 millones de personas con este padecimiento, cifra que hace 30 años era de 108 millones, y más de 280 mil mueren anualmente por esa enfermedad y sus complicaciones, son ya razones suficientes.

Los especialistas señalan que para el 2030 otros 5 millones de seres humanos padecerán de Diabetes.

Según el Anuario Estadístico de Salud entre las principales causas de muerte, el pasado año en Cuba, la diabetes mellitus ocupa el octavo lugar, con 3 809 defunciones, precedida por Enfermedades del Corazón, Tumores malignos, Influenza y Neumonía, enfermedades cerebrovasculares, COVID-19, Accidentes y  enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores, en ese orden de importancia.

En la Isla de la Juventud un grupo de Especialistas de Primer Grado en Medicina General Integral, asociados al Centro de Atención Integral al paciente Diabético siguen de cerca el comportamiento, estabilidad o crecimiento de esta enfermedad en el territorio y según las investigaciones más recientes se vislumbra en mayor frecuencia en el sexo femenino, predominando el grupo etario de 45 a 64 años de edad. La mayoría de los pacientes tenían antecedentes familiares de diabetes.

También se identificó la obesidad en sus diferentes grados en más de dos tercios de la casuística y siempre con un mayor predominio de todas las clasificaciones en el sexo femenino. De las enfermedades crónicas no transmisibles es la hipertensión arterial la que prevaleció.

En los estudios realizados por los especialistas pineros señalan que entre los que adquieren esta enfermedad se encuentra una fuerte asociación por obesidad, sedentarismo, antecedentes familiares de DM2, edad mayor de 40 años, mala alimentación, hipertensión arterial y dislipidemias y destacan que los mayores por cientos de los pacientes diagnosticados con DM residen en zona urbana, coincidiendo con la mayoría de los estudios revisados y predominaron igualmente los pacientes que llevan un estilo de vida más inmóvil como los jubilados y las amas de casas, que por lo general el gasto de calorías de este grupo poblacional es bajo y lleva a la corpulencia y a la hiperlipemia.

Predominan entre los afectados pacientes del Consejo popular Pueblo Nuevo, con el 19.5% (41) de los diagnosticados, seguidos por La Fe y Abel Santamaría con 18.6% y 10% respectivamente.

Alertan los especialistas que entre las seis ocupaciones más frecuentes de los pacientes el 22.8% (48) son jubilados, seguidos por las amas de casa con 18.1% (38), después se encuentran los trabajadores de servicios con 10.0% (21), los de la salud con 6.7% (14), los trabajadores de la agricultura con 6.2% (13) y los de educación con 5.7% (12).

En la Isla de la Juventud, como en toda Cuba existe una tendencia al incremento sostenido tanto de obesidad como sedentarismo, con más del 50 por ciento de prevalencia de ambas condiciones por cada mil habitantes de ahí que mantener una adecuada atención a esta enfermedad reducirá sus efectos negativos, los cuales pueden desembocar en el fallecimiento de la persona

Compartir en:

Deja un comentario