El internet y el efecto de compraventa en el país

En estos tiempos de necesidades cualquiera te sugiere para encontrar algo, sentarte y escribir “compraventa en Isla de la Juventud o Cuba”,  en el buscador de Facebook o Google, ahí caerás en el dilema de que estás en el mundo de los sueños, donde es posible salir hasta con afectaciones cerebrales.

Resulta que al solicitar tal portal aparece una lista de grupos y páginas de Internet con variadas y surtidas ofertas. Electrodomésticos, celulares, ropas, calzados, muebles, automóviles, materiales de la construcción y otra larguísima lista de productos, en fin, se cae en el mundo que combina lo permitido con lo ilegal sin mayores contratiempos.

¿Quién imaginaría que el añorado mundo de la informatización encauzado en el país daría lugar a esto? claro, muchos nunca pensaron que Internet,  a veces es de un total descontrol que sirve hasta para tratar de desaparecer la identidad de un país con una cultura milenaria, solo basta con recordar que es creado por el occidente y a fin de cuentas responde bien a sus intereses monetarios.

¿Quién le pone el cascabel al gato para controlar un espacio digital alojado en servidores extranjeros y en el que a menudo coexisten a la vista pública conductas delictivas sancionadas por las leyes nacionales?

De altos precios, reventas e impunidad, se puede hablar miles y miles de horas, pero, ¿será que estamos obligados a vivir con estas locuras de estos tiempos, por no se sabe hasta cuándo?

De todo este proceso resurgieron palabras como combo, que hoy en día viene acompañada con cosas como “ofertas especiales”, a ellas una expresión creo que, entre la más usada en la calle, mercados, tiendas en fin en cualquier lugar. ¿A cómo está eso?

La verdad es que en este incorregible proceso del sistema de venta y compra sin control, el acaparamiento, la reventa y los precios multiplicados ganan protagonismo.

Si bien como mecanismo no se le puede ver solo lo malo de este proceso, es cierto que facilita y contribuye a virtualizar el mercado negro y a ejercer actividades no autorizadas por las legislaciones vigentes. Claro, si uno está dispuesto a pagar, siempre encontrará lo que necesita, así piensa quien tiene dinero.

Esto es cierto, como mecanismo de agilidad, expansión, optimización de recursos y facilidad de localización de ofertas, el sistema es ideal, nadie puede negar las ventajas de internet para viabilizar el mercado y ampliar las posibilidades de encontrar lo que usted necesita solo sentado en el ordenador.

Pero cuantas veces hemos entrado a estas páginas de ofertas y nos hemos preguntado, ¿de dónde esta gente saca todo esto? en tiempos muy difíciles hemos visto ofertas que nos han hecho preguntarnos, ¿bueno, quien produce esto? es bastante difícil no haber escuchado la expresión; ¡oye, pero todo eso es de Suchel!

Controlar esto como sistema en un mundo que cada vez promueve más la oferta-demanda, es tratar de esconder los últimos 20 años de la humanidad, de todas maneras, para hablar de acaparamiento, reventa y los precios multiplicados, usted debe saber que no es un problema que surgió en Internet y que abarca infinidades de aristas de la vergüenza y los valores del ser humano, señores de esto se puede hablar miles y miles de horas.

Compartir en:

Deja un comentario