Kenia colaboradora cubana de tesón y sacrificio

Entre los miles de cubanos del sistema de salud pública que cumplen misiones de colaboración en varios países del mundo, se encuentran los trabajadores del Hospital General Docente Héroes del Baire, de la Isla de la Juventud, quienes con su aporte a la cooperación internacional validan la calidad humana y valores de los profesionales que deciden trabajar en otras partes del orbe.

Este centro asistencial, único de su tipo en el territorio pinero, cuenta con una plantilla de mil trabajadores, de ellos, cumple misión solidaria parte de su personal, empeñado en salvar vidas y educar a los pobladores de América Latina u otros continentes en la medicina preventiva y comunitaria.

De ese grupo muchos son médicos especialistas, más de una treintena enfermeras, e igual número de técnicos y otros cuadros administrativos del centro asistencial, hoy en reparación capital, pero sin dejar de prestar los servicios al pueblo, que tiene acceso a ellos de forma gratuita desde hace más de medio siglo.

En el Hospital General Docente Héroes del Baire se muestra un serio trabajo con la reserva por servicios, mientras el personal que se encuentra en la unidad es capaz de asumir la atención al paciente, desde el cuerpo de guardia, hasta el ingreso o una intervención quirúrgica.

Sobre este aspecto nos habló la colaboradora internacionalista Kenia Campusano Torres, licenciada en enfermería, quien trabaja en la sala de Obstetricia y se encuentra de vacaciones en Cuba.

“Me encuentro de misión internacionalista en Venezuela, ubicada en el Centro de Salud Integral Salvador Allende del distrito capital, tras un año de trabajo, hoy estoy visitando a mis compañeras de sala, las que asumen mis labores mientras estoy allá, veo que la atención a las embarazadas es igual de calidad, por eso en la lejanía siempre se tienen momentos especiales para pensar en ellas”.

«Usted lo ha visto en el hospital, refiere Kenia: “Falta mucho trabajo para terminar la reparación de mi centro laboral, pero mis compañeras son heroicas. Hemos sabido agenciárnoslas para asegurar la tarea y para que las mamitas tengan hijos sanos, con buena calidad de vida, por eso este equipo siempre lo tengo en mente».

Asegura que la medicina cubana pasa por situaciones bastantes complicadas, cosas que no pasaran si no existiera el bloqueo que imponen los Estados Unidos a Cuba: “De todas formas aquí se está batallando y sé que a mi regreso,  el hospital estará mejor y la tasa de mortalidad será igual de baja como cada año”.

Aunque esta unidad sanitaria de la Isla de la Juventud , como todas las pertenecientes a la salud pública cubana, está afectada por el bloqueo de los EEUU hacia nuestra nación, con la voluntad política del estado se han logrado importantes inversiones que permiten mayor capacidad y condiciones en los salones de operación, en los laboratorios, salas de terapias de adulto e infantil, así como en el Banco de Sangre, el cuerpo de guardia y las salas de ingresados.

Invertir millones de pesos en adquisición de equipos de alta tecnología para diagnósticos, como los de ultrasonidos u otros, más los medios de climatización, evidencian el empeño del gobierno a favor de la salud, que cuenta con competentes profesionales muchos de ellos en misiones de cooperación internacionalista.

Compartir en:

Deja un comentario