Rusia suspende su participación en el acuerdo sobre el grano ucraniano tras los ataques contra sus buques

El Ministerio de Defensa denunció que el ataque masivo de este sábado, que calificaron de “atentado terrorista” fue perpetrado por Kiev con el apoyo del Reino Unido.

Rusia ha suspendido su participación en el acuerdo para la evacuación de trigo y otros productos agrícolas de los puertos ucranianos tras el ataque masivo lanzado este sábado con drones contra sus buques en la bahía de Sebastopol, informó el Ministerio de Defensa del país.

“A la luz del acto terrorista llevado a cabo por el régimen de Kiev este 29 de octubre con la participación de expertos británicos contra los barcos de la Flota del mar Negro y buques civiles que participan en la seguridad del corredor de cereales, la parte rusa ha suspendido su participación en la aplicación de los acuerdos sobre la exportación de productos agrícolas desde los puertos ucranianos”, comunicaron desde la institución.

Horas antes comunicaron desde la cartera de Defensa que los nueve drones aéreos y los siete vehículos marítimos no tripulados utilizados por Kiev en el ataque fueron destruidos. Las autoridades locales calificaron la ofensiva ucraniana como “la más masiva” lanzada contra la ciudad desde el inicio del operativo ruso.

La cartera de Defensa precisó que la preparación del atentado terrorista y la capacitación de los soldados del  73.º centro especial de operaciones navales se llevaron a cabo bajo la jefatura de especialistas británicos que se encuentran en la ciudad de Ochákov, región ucraniana de Nikoláyev.

Desde el Ministerio de Exteriores de Rusia precisaron que la suspensión se mantendrá “por tiempo indefinido“, por lo que Moscú no puede garantizar la seguridad de las embarcaciones de carga seca que participan en la iniciativa.

Mientras, el jefe de la Oficina presidencial de Ucrania, Andréi Yermak, acusó de “chantaje” a Moscú. “El carácter  primitivo del chantaje ruso en todo. El chantaje nuclear, energético, alimentario. Las invenciones sobre una bomba sucia […]”, escribió en su cuenta de Telegram.

¿Por qué no llegó a buen puerto?

El cumplimiento del acuerdo entre Rusia y Ucrania, que ambos países firmaron por separado con la ONU y Ankara el 22 de julio en Estambul (Turquía), ha sido duramente criticado por Moscú, debido a que la mayoría de los suministros no llegan a los países más pobres, sino a Occidente.

Este viernes, la Cancillería rusa denunció que en el puerto de Estambul “se crea artificialmente una gran acumulación de barcos” con el fin de “presionar” a los encargados de supervisar la mercancía para “suavizar los controles y adelantar los procedimientos de verificación de los envíos”.

En concreto, la Cancillería rusa señaló que la mitad de la carga de los puertos ucranianos llega a la Unión Europea y a otros países desarrollados, mientras que “Estados necesitados como Somalia, Etiopía, Yemen, Sudán y Afganistán solo recibieron el 3 %”.

En total, hasta el 26 de octubre, 8.899.048 toneladas de grano, principalmente maíz (el 41 %), fueron exportadas en 390 barcos que partieron de los puertos ucranianos de Odesa, Yuzhni y Chernomorsk y utilizaron el corredor humanitario, según datos de la ONU.

Desde Naciones Unidas destacaron este viernes en un comunicado que el acuerdo ayudó a disminuir “significativamente” los precios del trigo y otros productos básicos. Concretamente, el índice de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) cayó durante siete meses consecutivos. Asimismo, las proyecciones del Banco Mundial indican que la reducción de los precios evitó que unos 100 millones de personas cayeran en pobreza extrema.

  • El pasado 7 de septiembre, el presidente ruso, Vladímir Putin, declaró que Occidente engañó “descaradamente a las naciones pobres” con el acuerdo sobre el grano, mientras Moscú hacía “todo lo posible para garantizar” estas exportaciones.
  • Las estipulaciones suscritas en Estambul preveían que el acuerdo, que vencería el 19 de noviembre, podría ser prolongado por un plazo adicional de 120 días de no haber objeciones de los firmantes.
  • Como parte de lo acordado en Estambul, Rusia y la ONU firmaron también un memorado sobre la asistencia del organismo internacional en el suministro de alimentos y fertilizantes rusos al mercado global, obstaculizado por las sanciones occidentales.

Tomado de RT

Compartir en:

Deja un comentario