“El precio”, dilema diario

El trabajo es la fuente de toda riqueza. Lo es, en efecto, a la par que la naturaleza provee los recursos que el ser humano utiliza para crearla. Pero el trabajo es mucho más que eso. Es la condición básica y fundamental del desarrollo de cualquier sociedad. Y lo es en tal grado que debemos decir que el trabajo ha creado al propio hombre.

Daraysi Tamayo, directora de Finanzas y Precios que en #IsladelaJuventud.

Lo anterior es una realidad que manejan los especialistas de economía política desde hace mucho tiempo y que en nuestros días no pasa de ser una fórmula “en blanco y negro”, en la que se basa la aspiración de desarrollar la economía nacional.

Pero ¿En qué plazo podremos ver un “despunte real” del progreso fruto de nuestras propias manos? La interrogante queda abierta, lo mismo que el escenario actual está “dispuesto” para que muchos se ganen el sustento –y mucho más–, sin trabajar.

Las razones son harto conocidas: Las condiciones sociopolíticas internacionales y sus crisis derivadas, el lastre tras la pandemia, accidentes y desastres naturales… Todo, paralelo a la asfixia del bloqueo yanqui, de modo que es comprensible el panorama actual,  crisis, cuyos paliativos en algunos casos ha facilitado la “vida” al “vivo”: mercaderes que salen de una tienda a vender lo que acaban de comprar a un precio diez veces mayor, y clientes que lo pagan porque “no hay de otra”… Ejemplos sobran, para preocupación de muchos…

A tenor, en el municipio se trabaja: los temas “inflación” y “precios” ocupan a las autoridades del territorio, una tarea ardua, un verdadero desafío que debe resolverse apelando al sentido común y poniendo las reglas del juego a favor del pueblo y del bolsillo de los más vulnerables. 

Compartir en:

Deja un comentario