El Senado de Colombia aprueba la Ley de ‘paz total’ promovida por el Gobierno de Petro

La normativa busca que el proyecto quede establecido como política de Estado para que futuros gobiernos no puedan cambiar los acuerdos que se firmen.

El Senado de Colombia aprobó este lunes, con 61 votos a favor y 13 en contra, la Ley 181 o Ley de ‘paz total’, que define la política estatal que promueve el Gobierno de Gustavo Petro. La mencionada normativa modifica la llamada Ley de Orden Público vigente desde 1997, mejor conocida como Ley 418.

Durante el debate parlamentario, la senadora Aída Quilcue del Movimiento Alternativo Indígena y Social, consideró que la ley debe sensibilizar a la Fuerza Pública y a las instituciones, para que la llamada ‘paz total’ sea lograda a través de la “paz conjunta”.

Luego, el senador Gustavo Bolívar del Pacto Histórico aseveró que para lograr la ‘paz total’ es necesario impedir “que se siga pisando” a los jóvenes, “sin analizar las causas que los hicieron salir a protestar”, sobre todo, cuando “más del 55 % de las personas del país viven en la informalidad”.

Por su parte, el senador Juan Felipe Lemos del Partido de la Unión por la Gente, defendió a la Fuerza Pública y dijo estar en contra de la violencia que se ejerce en su contra durante las manifestaciones. “Queremos garantizar una paz total, pero sin impunidad“, dijo.

En el mismo tono, la senadora del Centro Democrático Paloma Valencia agregó que la ley no debe permitir que en la protesta existan personas que utilizan la violencia “para destruir y para agredir a la fuerza pública”. “Aquí no se trata de perseguir a quien protesta, todos estamos de acuerdo con el derecho de que la protesta debe resguardarse”, dijo.

Uno de los puntos polémicos de la discusión fue el artículo que planteaba la eliminación del servicio militar obligatorio, momento que contó incluso con la intervención del ministro de Defensa, Iván Velásquez Gómez, quien señaló que este proceso se haría de manera gradual y progresiva. El titular de esa cartera también agregó y que la creación del Servicio Social para la Paz sería un mecanismo alternativo.

En ese punto, la bancada uribista del Centro Democrático pidió que la iniciativa fuese negada y sometida a votación. Así, la plenaria del Senado decidió, con 39 votos a favor y 37 en contra, denegar la alternativa que daba la posibilidad a los jóvenes de elegir entre prestar servicio social o sumarse a la Fuerza Armada.

“Acaba de hundirse en plenaria de Senado el artículo que buscaba crear el servicio social para la paz como alternativa al servicio militar obligatorio (…) Lamentable que sigamos prefiriendo la guerra. Duele el país”, señaló la senadora del Pacto Histórico, Esmeraldad Hernández. Sin embargo, aún debe esperarse el resultado en la Cámara de Representantes para conocer si este artículo se elimina o no.

Cinco puntos claves para la paz total

El debate dentro del la Cámara Alta del Senado colombiano comenzó la semana pasada, cuando el senador Ariel Ávila informó que en las comisiones primarias del parlamento ya se habían alcanzado acuerdos.

Ávila enumeró cinco puntos en el que los integrantes del senado unificaron criterios y detalló que el primero de ellos definía en la normativa dos tipos de procesos de paz.

El primero, concerniente a los procesos, contempla las negociaciones con grupos armados al margen de la ley con los que se adelantan diálogos de carácter político y se pacten acuerdos de paz. El segundo busca un acercamiento con las organizaciones criminales para que se sometan a la justicia y sean desarticuladas.

De acuerdo a lo planteado, el articulado también plantea:

  • La creación de “Regiones de Paz”. 
  • La fundación de un “Gabinete para la paz”.
  • El mantenimiento de la figura de zonas de ubicación para miembros de grupos armados que se sumen a la paz.
  • El establecimiento de un “Servicio social para la paz”.

“La paz total también significa paz social: la no criminalización de la protesta social y la figura de los gestores de paz”, dijo Ávila, quien adelantó que otro punto clave es el “indulto para aquellos que fueron procesados en medio de la protesta social“.

Los reclamos del uribismo

Cuando se inició la discusión en la plenaria de la Cámara Alta, la senadora Valencia pidió aplazar la discusión del proyecto de ley, al asegurar que habían varios artículos “sumamente graves”, como uno que supuestamente le daría facultades al presidente de establecer por decreto la “Ley de Sometimiento”, un asunto que a su parecer debería estar bajo la responsabilidad del Congreso.

En respuesta a Valencia, el senador Fabián Díaz, de la Alianza Verde, rechazó la petición por considera que la normativa no se puede aplazar: “Un día más sin paz, es un día más con guerra”, agregó. Luego, la solicitúd de la senadora fue rechazada por la mayoría parlamentaria.

A inicios de este mes, las Comisiones Primeras del Senado y de la Cámara de Representantes de Colombia aprobaron el primer debate del proyecto de ley enviado por el Gobierno y que permitiría iniciar negociaciones con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

La normativa busca que la “paz total” quede establecida como política de Estado para que futuros gobiernos no puedan cambiar los acuerdos que se firmen. Así, la modificación de la Ley 418 es clave para ese objetivo porque le da a Petro una prórroga de cuatro años y poderes para convocar a diálogos, negociaciones y firmar acuerdos con los grupos criminales organizados.

Tomado de RT

Compartir en:

Deja un comentario