Río Las Casas, nuestro río  

De una llanura ondulada que está a 20 metros sobre el nivel del mar, nace el río Las Casas, afluente que se extiende por más de 16 kilómetros sobre la geografía de Nueva Gerona en la Isla de la Juventud.

Con el “El Río”, como le llamamos los pineros desde tiempos remotos, se relacionan infinidad de historias. Sus aguas mudas han abierto el paso a forasteros y peregrinos buscavida, a enamorados anónimos y a gente laboriosa que vino a querer para siempre a este suelo.

Sereno casi siempre, e impetuoso en los malos días de la Madre Naturaleza, el río ha visto y superado el paso de siglos, y hoy  responde a objetivos estratégicos de la localidad como el transporte marítimo-portuario, prácticas deportivas y actividades industriales, entre otras.

Por lo mismo, se debate entre la falta de tratamiento de residuales y la carga contaminante que ello desencadena. También entre la poca de conciencia de muchos, porque es alarmante el volumen de deshechos acumulados en sus riberas.  

Llegar y salir de Nueva Gerona es mirada obligada al río Las Casas, porque ningún viajero cierra los ojos ante la puerta que da la bienvenida y el adiós. No es posible que ignoremos a nuestro río.   Se conoce de un plan de inversiones que deberá cambiar el paisaje y lo nocivo que hay en sus entrañas, pero mientras, habrá que hacer mucho y hacerlo bien.  

Compartir en:

Deja un comentario