Mujer rural valida su misión en disímiles frentes

Las mujeres rurales desempeñan un papel fundamental en las economías de los países desarrollados y en vías de desarrollo. En la mayor parte del mundo participan en la producción de cultivos y el cuidado del ganado, proporcionan alimentos, agua y combustible para sus familias y participan en actividades no agrícolas para diversificar los medios de subsistencia de sus familias. Además, llevan a cabo las funciones vitales en el cuidado de los niños, los ancianos y los enfermos.

Por esta razón la Asamblea General de Naciones Unidad en su resolución 62/136 de 2017, reconoce la función y contribución decisivas de la mujer rural, incluida la mujer indígena, de ahí que decide instaurar cada 15 de octubre como Día Internacional de la Mujer en ese importante sector.

En el Municipio Especial son disímiles los frentes en que las mujeres del campo asumen un papel protagónico. Desde atender un huerto, una finca, animales, ordeñar vacas, roturar tierra con un tractor o elaborar un tabaco.

En el territorio 603 mujeres están vinculadas al sector agrícola, y muchas de ellas asumen el papel de dirigentes, sobre todo en bases de asociaciones campesinas y en otros cargos en el sistema agropecuario.

Cabe destacar también que muchas de ellas asumen responsabilidades como delegadas del Poder Popular en sus respectivas localidades, y en otros frentes de trabajo.

Sobresalen en el campo de la ciencia y la técnica, frente en el cual, con su capacidad creadora, permitieron solucionar una avería a un equipo necesario para producir alimentos.

Las mujeres rurales son agentes claves para conseguir los cambios económicos, ambientales y sociales necesarios para el desarrollo sostenible.

Por ese motivo la dirección del país implementa acciones para favorecer a quienes asumen desde muy temprano en la mañana su importante rol de contribuir a la alimentación del pueblo y de su familia.

Compartir en:

Deja un comentario