La inteligencia artificial aplicada en el diagnóstico de enfermedades

La inteligencia artificial se encuentra en cada aspecto de la vida diaria; incluso, en el diagnóstico y tratamiento de múltiples patologías. ¿Cómo funciona?

El diagnóstico de las enfermedades siempre ha estado a cargo de personal de salud capacitado para ello. Sin embargo, los programas tecnológicos avanzaron en los últimos años, pudiendo servir de soporte. Ahondaremos un poco más sobre la inteligencia artificial aplicada en el diagnóstico de enfermedades.

La inteligencia artificial y la medicina se han vinculado desde hace muchos años. De hecho, múltiples estudios establecen que este tipo de programas pueden usarse en casi todos los campos de la salud humana. Sin embargo, su uso específico para diagnosticar enfermedades aún no ha sido del todo explorado.

Un grupo de expertos de Birmingham concluyó que la inteligencia artificial podría aplicarse en el diagnóstico de enfermedades. De hecho, se cree que podría superar a los humanos en la identificación de ciertas patologías.

¿Qué es la inteligencia artificial?

Primero resulta imprescindible definir lo que es la inteligencia artificial o IA. En términos sencillo, la IA es un conjunto de algoritmos que intentan replicar las capacidades cognitivas del ser humano. Si bien parece una tecnología lejana, la usamos todos los días sin siquiera notarlo.

Las funciones comunes, como el desbloqueo facial en los móviles o los asistentes de voz, son gracias a la IA. Esta tecnología también se aplica en la agricultura, el transporte, la educación y las finanzas.

En el ámbito médico existen chatbots que preguntan de forma automática los síntomas para diagnosticar patologías. De esta manera, es posible saber si se padece alguna enfermedad común, como la neumonía.

Inteligencia artificial.
La IA puede ser simple, de aplicación cotidiana para el desbloqueo de un teléfono, por ejemplo. Pero también puede ser compleja y analizar cantidades enormes de datos.

¿Qué es el deep learning?

Hoy en día existen múltiples formas de inteligencia artificial. La más utilizada en el diagnóstico de enfermedades es el deep learning.

Este no es más que una rama del machine learning, que permite que las máquinas aprendan de forma automática sin necesidad de ser programadas. En este sentido, los sistemas serán capaces de interpretar una serie de datos para hacer predicciones.

Con el deep learning, las computadoras aprenden por sí solas. Esto lo logran a través del reconocimiento de múltiples patrones.

La principal característica es el uso de un sistema de neuronas artificiales de diferentes niveles. En términos sencillos, el programa comprende un dato determinado en el nivel inicial. Luego lo pasa a un nivel superior, donde se combina con otros datos para producir una información más compleja.

¿Puede la inteligencia artificial diagnosticar enfermedades?

Ya teniendo un poco más claros los conceptos de IA y de deep learning, podemos explicar con más detalle el papel de la inteligencia artificial en el diagnóstico de enfermedades. Hace poco, se publicó la primera revisión bibliográfica sobre el tema en la revista The Lancet Digital Health. 

La investigación se realizó en la University Hospitals Birmingham NHS Foundation Trust. Los participantes revisaron cerca de 20 500 artículos, aunque menos del 1 % cumplió con los criterios de inclusión. A pesar de todo, pudieron concluir que la IA era capaz de detectar patologías con la misma precisión que el hombre.

Las enfermedades diagnosticadas con IA iban desde cánceres hasta problemas con la vista. Los expertos analizaron un total de 14 estudios, mediante los cuales determinaron que la IA diagnosticó la enfermedad en el 87 % de los casos. Lo que superaría al personal médico, el cual se encontraba en un índice sensibilidad del 86 %.

Por su parte, la tecnología fue capaz de identificar a una persona sana en el 93 % de los casos. El personal de salud también se vio superado en este aspecto, ya que alcanzó solo el 91 %.

Otros estudios sobre la IA y la salud

La cantidad de estudios que involucran a la inteligencia artificial en el diagnóstico de enfermedades creció de forma exponencial en los últimos años. De hecho, se implementó incluso en el diagnóstico y tratamiento de patologías emergentes, como lo fue la COVID-19.

Un estudio publicado en International Journal of Biological Sciences demostró que la IA se empleó en el análisis de imágenes para el diagnóstico de COVID-19. De esta manera, se aceleraba el proceso y se agilizaba la atención a los pacientes en plena pandemia.

Por otro lado, un artículo de la revista Current Oncology determinó que la IA se usa en el diagnóstico de distintos tipos de cáncer. De hecho, las técnicas de cribado para cáncer colorrectal asistidas por inteligencia artificial representan un paso crucial en la disminución de la incidencia de la neoplasia.

La cardiología también se ha visto beneficiada por la IA. Esta tecnología se ha convertido en una herramienta fundamental para el diagnóstico de enfermedades cardiovasculares. Esto se debe a que analiza de forma más precisa un ecocardiograma, por ejemplo.

Diagnótisco mediante inteligencia artificial.
La IA tiene más velocidad para la lectura de imágenes, por lo que acelera procesos diagnósticos.

Una tecnología que aún necesita perfeccionarse

Los resultados de la primera revisión bibliográfica y otros estudios sobre la aplicación de la inteligencia artificial en el diagnóstico de enfermedades resultan prometedores. Sin embargo, se trata de una tecnología reciente que necesita perfeccionarse para disminuir la probabilidad de errores y sesgos.

Por su parte, la ausencia de estudios verificados y confiables sobre la aplicación de esta tecnología dificultan su avance. En este sentido, solo queda esperar unos años y ver cómo evolucionan los hallazgos científicos para poder contar con la IA en cualquier centro de salud del mundo.

Tomado de Mejor con Salud

Compartir en:

Deja un comentario