En asuntos de salud, estar muy despiertos para no retroceder

La Habana, En lo que a epidemia de COVID-19 respecta, Cuba mantiene una situación muy favorable, y ese logro valida la efectividad de los protocolos que se han seguido en el enfrentamiento al virus (SARS-CoV-2), y también la calidad de las vacunas creadas por los científicos cubanos.

Tal afirmación tuvo lugar en la reunión de expertos y científicos para temas de salud que sesionó en la tarde de este martes en el Palacio de la Revolución, la cual estuvo encabezada por el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel.

Los habituales modelos matemáticos que sirven para hacer conclusiones y para trazar pronósticos fueron el punto de partida para que, desde una mirada experta, se describiera a la Cuba de hoy en relación con la COVID-19.

Los números analizados precisan, por ejemplo, que las últimas cuatro semanas transcurridas indican que todas las provincias han continuado disminuyendo la incidencia de casos confirmados y mantienen el control sobre la epidemia.

Para todos los territorios del país se pronostica la tendencia al control del número de casos, y que disminuyan, en las próximas semanas, las cifras de casos confirmados y activos. Son buenas noticias compartidas en una jornada que también contó desde la presidencia con el miembro del Buró Político y Primer Ministro de la República de Cuba, Manuel Marrero Cruz, así como con el vice primer ministro, Jorge Luis Perdomo Di-Lella.

Sobre los altos niveles de inmunización alcanzados a partir del proceso de vacunación, Díaz-Canel habló acerca de la importancia de “no confiarnos, porque lo que sí no podemos es perder los niveles de inmunidad que tenemos”. Por su parte el Primer Ministro hizo hincapié en el trabajo en la comunidad, en aras de evitar cualquier problema o retroceso en lo ya logrado.

Justamente sobre ese universo —el de la comunidad— en el cual se decide la suerte de todos los cubanos, versó el segundo punto de la reunión de expertos y científicos: se disertó sobre participación comunitaria en el control del mosquito Aedes aegypti, y sobre estudios de evaluación del Grupo de Investigaciones Sociales del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), así como sobre potencialidades para la generalización de las mejores ideas.

La doctora en Ciencias Dennis Pérez Chacón tuvo a su cargo la exposición del tema que, entre otros conceptos, explicó el valor del Grupo de Trabajo Comunitario como célula básica de la organización del trabajo contra una enfermedad que está golpeando al país caribeño.

De capacitación de quienes deben desempeñarse en la comunidad, de vigilancia permanente, y de control de vectores se disertó en la jornada, en la cual, además, se hizo referencia a la importancia que reviste, en la lucha contra el dengue, aprovechar las dinámicas de los proyectos de desarrollo local, potenciar la educación popular, y no desechar los espacios que ofrecen las redes virtuales.

Una idea cardinal quedó en pie: ante dolencias como la que provoca el Aedes aegypti, resultará muy efectivo ir a la causa de todas las causas; o sea, atacar los criaderos de mosquitos, esos cuya existencia depende en mucho de la conducta de las personas.

Temas de salud en números

En la tarde de este martes también tuvo lugar, en el Palacio de la Revolución, la reunión del Grupo Temporal de Trabajo para la prevención y control de la COVID-19, la cual estuvo encabezada por el Presidente Díaz-Canel, y también contó desde la presidencia con el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, y con el vicepresidente de la República de Cuba, Salvador Valdés Mesa.

Varios datos de interés compartió en el encuentro el ministro de Salud Pública de Cuba, José Angel Portal Miranda, quien afirmó que al cierre de la semana 40 (marcada con la fecha del 8 de octubre), la transmisión de la epidemia de COVID-19 disminuyó en un 73,2 por ciento (%) en relación al mes de septiembre.

Según detalló el titular, los mayores niveles de transmisión, en octubre, se han presentado en las provincias de Matanzas, Ciego de Ávila, Camagüey y Holguín. En esos territorios, dijo, se concentra el 72,1 % de los casos diagnosticados en el país durante el presente mes.

Al cierre de la semana 40 —enunció Portal Miranda— la introducción al país de casos de COVID-19 disminuyó en un 44, 4 % respecto a septiembre; y en los últimos 14 días fueron diagnosticados como positivos a la enfermedad 69 casos, para una tasa de incidencia de 0,6 por cada 100 mil habitantes. El país acumula ocho mil 530 fallecidos por causa del coronavirus, para una letalidad de 0,77 % a lo largo de toda la epidemia.

En el presente año —apuntó el titular— se reportan 207 fallecidos, para una letalidad de 0,14 %. Y en cuanto al proceso de vacunación, Portal Miranda expresó que más del 98 % de la población vacunable ya cuenta con el esquema completo, al tiempo que el 86,3 % tiene en su haber las dosis de refuerzo.

La situación epidemiológica en lo alusivo al dengue también conformó la agenda. Según datos compartidos por el ministro de Salud Pública, al cierre de la semana 40 han presentado transmisión de la enfermedad 15 provincias, 44 municipios, y 62 áreas de salud.

La tasa de incidencia de casos sospechosos de dengue —según enunció el titular— creció ligeramente en relación con la semana precedente; y las provincias con tasas superiores a la nacional son, en orden decreciente, Guantánamo, Santiago de Cuba, Sancti Spíritus, Camagüey, La Habana, y Las Tunas.

Sobre la situación epidemiológica de la viruela símica, se supo en la reunión que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), han sido registrados más de 71 mil enfermos en 105 países. En la región de las Américas, se han confirmado 39 mil 356 casos en 31 países (con cinco fallecidos).

En cinco países de dicha región (Estados Unidos, Brasil, Perú, Colombia y Canadá) se concentra el 96 % de los confirmados. El 97 % son hombres, con una edad media de 35 años.

En lo que a Cuba respecta, hasta ahora han sido confirmados ocho casos (cinco en La Habana, dos en Cienfuegos, y uno en Artemisa. Todos son adultos, seis del sexo masculino, y dos del femenino.

(Tomado del sitio de la Presidencia y Gobierno de Cuba)

Compartir en:

Deja un comentario