Nostalgia y agradecimiento infinito a Cuba

Un encuentro de la memoria histórica se vivió este martes en la sede del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos en la Isla de la Juventud, donde se encontraron ex becarios extranjeros con sus profesores de antaño, aquellos que un día los recibieron como sus otros hijos, esos que solo puede generar la solidaridad.

Más de un testimonio sacó lágrimas, esta vez de agradecimiento a los cubanos y por sobre todo a Fidel, por su gran visión humanista.

Pedro Luis Nguvulo, angolano de nacimiento y cubano por adopción y cariño, recordó pasajes de su historia aquí y de cómo agradece a Cuba y la Revolución el ser hoy un Contador y que enseña a su familia, el amor por esta nación.

La Caboverdiana María Antonia, estudió la secundaria básica y el Pre aquí y luego marchó a Santiago de Cuba para graduarse de abogada, hoy su hijo se llama Fidel y cursó estudios de medicina en La Habana, y recalca que será médico de personas, no de clientes, eso solo se enseña en Cuba bella.

Por su parte, los profes, o mami y papi como le decían muchos, hoy ya peinan canas y recuerdan cómo se preocupaban por cada uno de ellos para que se pudieran sentir como en casa, aunque la verdadera estuviera a miles de kilómetros o en otro continente.

Momento muy emotivo, fue la presentación del libro “Isla de la Juventud, memorias de un bolseiro em Cuba”, del autor Pedro Luis  Nguvulo, quien estudio en la Isla de la Juventud en sus años de adolescente.

Representantes de naciones como Mozambique, Etiopía, Angola, Cabo Verde, Nicaragua y Korea también disfrutaron de la exposición personal “África en el corazón de una Isla”, de la artista de la plástica Tania Cabrera, como parte de las celebraciones por el aniversario 45 de la Educación Internacionalista en el territorio pinero.

Compartir en:

Deja un comentario