Baby skin: la tendencia para tener una piel luminosa

Una nueva rutina de belleza llegó para quedarse; se trata de la “piel de bebé”. El método de cuidado y arreglo facial que propone poco maquillaje, dejándole el protagonismo a la naturalidad.

No existe piel más suave que la de un bebé y una textura similar es pretendida por la moda baby skin. El enfoque de esta tendencia de belleza es la lozanía del cutis, con el uso de cosméticos y de tratamientos puntuales.

Quienes practican la técnica logran la apariencia saludable y luminosa del rostro sin recurrir al maquillaje excesivo. La protagonista del proceso es la piel, tratada con productos que resaltan partes específicas. Te enseñamos cómo conseguirlo.

¿En qué consiste la tendencia «baby skin»?

El look baby skin o «piel de bebé» es una modalidad de cuidado y de arreglo del cutis, cuyo fin es mostrar la dermis con un acabado impecable, dejando de lado los labiales de tonos fuertes, las bases de maquillaje pesadas y las sombras de ojos con colores llamativos.

En cambio, prevalece la naturalidad, reforzada con pocos cosméticos que contribuyan a lucir un aspecto sencillo. Entran en esta categoría las cremas hidratantes, los bálsamos labiales y los iluminadores.

Para conseguir el aspecto aterciopelado hay que hidratar y procurar que los productos beauty sean los apropiados para cada tipo de piel. Pero antes de este paso, es necesaria la limpieza facial profunda, de manera que los poros queden libres de obstrucciones.

La higiene facial también favorece la eliminación de células muertas y promueve la regeneración de capas cutáneas superficiales, para que el rostro gane brillo natural. En redes sociales abundan tutoriales con la etiqueta #babyskin, sumando seguidores que desean pieles sanas, limpias y uniformes.

¿Cómo lograr el efecto «baby skin»?

Para alcanzar el efecto hace falta un poco más que prescindir de las capas de maquillaje. Es cuando entra en el juego el cuidado intensivo de la piel, iluminándola desde lo interno.

1. Limpia

El proceso comienza desmaquillando y cierra con la exfoliación. Al exfoliar, eliminas por completo los restos de células muertas, de sudor y de sebo, como explica la revista Offarm. Hazlo por lo menos una vez a la semana y, además de desprender las impurezas, estimularás el riego sanguíneo.

Limpieza facial en el baby skin.
La limpieza facial es ineludible como primer paso para lograr la piel de bebé.

2. Hidrata

Para asegurar el resplandor natural del rostro, convienen la vitamina C en suero y las sustancias con ácido hialurónico (AH). Este compuesto, como señala una publicación de Acta Bioclínica, desempeña un papel determinante en la hidratación del espacio extracelular, atrae las moléculas de agua y crea las condiciones fisiológicas para la difusión, la migración y la clasificación de células dérmicas.

Es conveniente utilizar cremas hidratantes que contengan protector solar. Es la forma de cuidar la piel de los estragos causados por la exposición a las radiaciones UV.

3. Ilumina

El secreto del glow en la piel del rostro es finalizar la limpieza aplicando hielo, para potenciar el resultado. Las personas de pieles sensibles deben envolver el cubo con un trapo.

4. Maquilla ligero

Perfila el puente nasal y resalta los pómulos con gotas iluminadoras que proporcionen color natural. Este cosmético funciona directo en la piel o mezclado con la crema hidratante.

Define las cejas con un lápiz, cuyo color sea un poco más oscuro que el de tu pelo. Para los labios, selecciona un bálsamo que tenga nutrientes, como la manteca de cacao o la miel. Son ingredientes que contribuyen con unos labios sin grietas.

Otros tratamientos que colaboran con el acabado «baby skin»

Aparte del cuidado a la piel que puedes brindar en casa, existen tratamientos estéticos mínimamente invasivos que favorecen el acabado de «piel de bebé».

Redensificación con AH

Consiste en un procedimiento de bajo impacto para rejuvenecer la piel del rostro. Además de mejorar la textura, previene las evidencias del envejecimiento prematuro y fomenta la elasticidad de la dermis.

La aplicación es a través de microinyecciones en abanico, tocando solo la dermis superficial y la intermedia. El relleno facial sugerido es el ácido hialurónico de alto peso molecular, por su capacidad para hidratar y combatir el fotoenvejecimiento, sin incrementar el volumen tras la infiltración.

Proyección con AH

Infiltrar ácido hialurónico elástico con una cánula, profundiza la región malar y ayuda a conseguir la «piel de bebé». Una sesión al año repone el volumen que los pómulos pierden con el transcurrir del tiempo. Igualmente, el tratamiento redondea y proyecta las mejillas.

Peelings personalizados

Los cócteles de ácidos son idóneos mejorando la apariencia cutánea. Estos peelings se preparan de acuerdo con lo que necesite cada dermis y, por lo general, contienen ácidos de los siguientes tipos:

  • Fítico.
  • Kójico.
  • Láctico.
  • Pirúvico.
  • Salicílico.
  • Glicólico.
  • Mandélico.

Un máximo de 6 sesiones, en lapsos de 21 días entre ellas, logran un cutis uniforme, sin manchas y luminoso. La cantidad de peelings la determina la condición en que se encuentre la piel.

Luz intensa pulsada (IPL)

La luz intensa pulsada (IPL, por sus siglas en inglés) es un método apropiado para aclarar la piel. Esta técnica comprende beneficios sustanciosos:

  • Unifica la tez.
  • Clarifica las venas.
  • Cierra los poros dilatados.
  • Desvanece enrojecimientos.
  • Promueve la formación de nuevo colágeno.
  • Borra las manchas producidas por la radiación UV.
Luz pulsada para lograr la baby skin.
Con la IPL se realiza un peeling a base de luz. Es un método que debe aplicarse bajo la tutela de personal capacitado.

Endermología luminosa

Se trata de un masaje mecánico enérgico en el rostro, para el que emplean el cabezal Ergolift LPG ®. El objetivo es activar los fibroblastos y que produzcan ácido hialurónico, elastina y colágeno.

Después del masaje es bueno poner una mascarilla de biocelulosa que hidrate, suavice las líneas de expresión y aclare el tono. Con 6 sesiones estimulas la microcirculación y el cutis recupera la luz natural.


Entre los ácidos recomendados para lucir una «piel de bebé» destacan algunos con efectos inmediatos. Estos son el alfahidoxiácido o glicólico y el retinol o betahidroxiácido.

Al par, les atribuyen la particularidad de minimizar las imperfecciones cutáneas, reducir los poros abiertos, alisar las arrugas y reafirmar la condición de la piel. Las dosis de estos compuestos las receta el dermatólogo.

Compartir en:

Deja un comentario