Continúan investigaciones sobre atentado a vicepresidenta argentina

Buenos Aires, Las investigaciones sobre el intento de asesinato a la vicepresidenta Cristina Fernández continúan hoy en Argentina, y como parte de ellas se analiza la posibilidad de la existencia de una tercera pistola en manos de los sospechosos.

Según el diario Página 12, tras la detención de cuatro individuos y la restricción de movimiento de al menos tres, los especialistas indagan si, además del arma usada para el ataque y otra identificada después, los implicados pretendían emplear una Smith & Wesson detectada durante los análisis de imágenes halladas en sus celulares.

El 1 de septiembre, un hombre identificado como Fernando Sabag apuntó con una pistola a la cabeza de la también titular del Senado mientras saludaba a ciudadanos reunidos en las proximidades de su domicilio en el capitalino barrio de Recoleta.

Aunque el arma tenía cinco balas, no se disparó.

Sabag y su novia, Brenda Uliarte, fueron considerados por la jueza María Eugenia Capuchetti coautores penalmente responsables del delito de homicidio calificado, agravado por el empleo de armas de fuego, alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas, en grado de tentativa.

Otros dos individuos también se encuentran detenidos.

De acuerdo con el diario Página 12 y el canal de televisión C5N, tras la revisión del celular de Uliarte, los peritos hallaron un chat entre la joven y un sujeto llamado David, quien le confiesa que trabaja para la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos y realiza espionaje para la embajada norteamericana en este país.

También encontraron fotos donde la mujer aparece con la pistola en cuestión, la cual tiene un valor de cerca de tres mil dólares, por lo que crecen los indicios de un posible financiamiento recibido por el grupo de procesados, quienes se hacían pasar por vendedores de algodón de azúcar.

Los abogados de la vicepresidenta, Marcos Aldazábal y José Manuel Ubeira, pidieron a Capuchetti profundizar en las investigaciones sobre esos mensajes y el origen de probables pagos a los agresores.

Tomado de PL

Compartir en:

Deja un comentario