Cómo limpiar los anteojos

Para quienes usan anteojos o lentes, una de las molestias constantes que tienen es que se les empaña los cristales. Generalmente, usamos una franela pequeña para limpiarlos pero la verdad es que no conseguimos los resultados esperados.

Razón por la cual, hay que buscar soluciones caseras muy efectivas. De lo contrario, estaremos forzando la visión y empeorando la vista.

A continuación vamos a conocer algunos Consejos sobre cómo limpiar correctamente los cristales de los anteojos:

4 Consejos sobre cómo limpiar los anteojos

Ante todo, si se trata de lentes recetados, lo más acertado sería seguir los consejos del fabricante para evitar rayarlos. Sin embargo, hoy veremos algunos métodos que nos ayudarán a limpiarlos bien y no dañarlos:

1. Aerosol de limpieza

Como bien sabemos, hay líquidos limpiadores de lentes en aerosol. Lo podemos conseguir en las mismas ópticas donde compramos o reparamos nuestras gafas, allí se nos recomienda a utilizarlo en la limpieza de los cristales.

Se trata de una forma fácil de hacerlo, con sólo rociar un poco en los anteojos y luego pasar un paño de microfibra para secar los cristales.

2. Detergente para platos

Una forma bien doméstica de limpiar los anteojos y que seguramente ya lo hemos probado alguna vez, se trata de usar detergente para platos en la limpieza de los cristales.

El procedimiento es fácil, simplemente colocamos una gota del producto en cada cristal y por ambos lados, realizando movimientos circulares suaves sin presionar tanto.

Paso siguiente, enjuagamos bajo la canilla y los dejamos que se sequen naturalmente. Cuando observemos que se haya secado, terminamos de limpiarlos con una franela quedando libre de manchas o marcas del mismo detergente.

Como última recomendación y si estamos apurados, el consejo es utilizar una toalla de papel pero sin frotar. La idea es simplemente que absorba el agua o la humedad.

3. Pasta de dientes

La pasta de dientes blanca es muy utilizada para limpiar los anteojos, de hecho tiene la capacidad de eliminar arañazos y la suciedad que persiste en los cristales.

La forma de hacerlo es sencilla, podemos aplicar directamente en los cristales, un poco sin excedernos. Luego, realizamos movimientos circulares para después retirarlo con agua debajo de la canilla. Lo dejamos secar naturalmente y terminamos secando con un paño de microfibra o toalla de papel.

Recordemos, aunque sigamos este consejo de la pasta de dientes blanca, es necesario lavar los lentes con detergente de vez en cuando. Además, podemos aplicar la pasta si es que son de vidrio los anteojos.

4. Aerosol casero

Otro método es que podemos fabricar nuestro propio spray de limpieza casero, se trata de una receta sencilla:

Se mezcla 50 ml. de agua destilada con 3 gotas de detergente, lo vertemos a una botella con spray, lo agitamos y ya está lista para ser usada.

Como último consejo, podemos llevarlo a todas partes donde vayamos y asegurarnos de tener siempre los lentes limpios.

¡Apliquemos estos consejos para mantener impecables los cristales de nuestros anteojos!

Recomendación:

Para tenerlo presente, hasta los cristales de los anteojos de sol hay que limpiarlos correctamente. De hecho, son más delicados y sensibles y que requieren una limpieza acertada.

Pensemos que los anteojos de sol reciben todo el impacto de polvo y suciedad, por ello al limpiarlos hay que hacerlo con cuidado para no rayarlos.

Para terminar, los lentes de sol también hay que limpiarlos con el spray y mantenerlos bien conservados cuando no lo usemos en el estuche y envuelto con la franela.

Tomado de Folklorica

Compartir en:

Deja un comentario