Votó por las familias cubanas

Ella suele ser callada, por estos tiempos la salud no la acompaña en todo lo que le gusta hacer, por ejemplo, cosas del hogar y pegarse unas cuentas horas a la vieja máquina Singer para coser y hacer de cada pedazo de tela una hermosa pieza.

Vive pendiente de la televisión y domina muchos temas, sus canales favoritos, Cubavisión, Telesur, para las noticias y también Multivisión cuando de novelas se trata.

Llama la atención cómo domina con sus casi 77 años los contenidos del nuevo Código de las Familias porque presta atención a programas especializados y a todo lo que se trasmite. Desde hace tiempo duerme menos horas, dicen que es propio de los ancianos, yo sé que a ella le bastan hasta cuatro, cuando los ojos ceden al cansancio de tantos años vividos.

Es María Cuba Olmo, es mi mamá. Es la que desde hace varios días atrás preguntaba muy seguido: y dónde puedo votar yo. Ella vive en la provincia de Holguín pero lleva unos cuantos meses aquí en la Isla de la Juventud, para mejorarle la salud.

Y llegó el día fijado, una jornada de ajetreo cívico en varios colegios electorales, y de mi mano la conduje al colegio, en la escuela primaria Josué País. Con celeridad sacó su carné de identidad y expresó: yo no vivo aquí pero este nuevo Código es para todos y sé que me añaden en una lista.

María cada día me enseña con el ejemplo, por eso de retorno a casa me dijo: Tú crees que yo fabriqué tantos brazaletes del 26 de Julio por gusto, tú crees que apoyar a los rebeldes en Alto Cedro  con alimentos y ropas fue en vano. Yo lo hice para que triunfara la Revolución y es la misma que hoy me pide estar al lado de las mejores acciones para todos por igual.

Compartir en:

Deja un comentario