Opinión del pueblo por un Código moderno e inclusivo

Aun cuando el nuevo Código de las Familias se encuentra hoy en su etapa decisoria, no estará todo resuelto para las familias cubanas, cuya diversidad y complejidad se articulan con un contexto también complicado.

La lucha comienza ahora, así lo refieren electores del Consejo Popular Abel Santamaría en la Isla de la Juventud.

¨En la construcción colectiva de saberes se pueden hacer inferencias arbitrarias de determinados conceptos y categorías, y puede también creerse que cuando se habla de legitimar se está dando pertinencia o visibilidad a cuestiones que en realidad no se legitiman¨.

“No porque exista el abuso sexual, lo vamos a legitimar; no, es sancionado por la ley porque es un acto de maltrato que se hace sin el consentimiento del otro. Es necesario hacer estas aclaraciones para no caer en arbitrariedades”.

“Los tiempos van cambiando, por ejemplo años atrás, había todo un estigma en cuanto al divorcio, que era visto como una debacle familiar, como un daño irreparable a los niños. Y ya estas visiones han cambiado, se van transformando los imaginarios en el transcurso de la historia.  Hoy el divorcio en muchas ocasiones se considera una solución y no un problema”.

Existen otras temáticas particulares que ocupan y preocupan hoy a los pineros como parte del Código, el tema de la adopción en particular, la protección a los adultos mayores, los derechos de los niños, la caracterización de las familias modernas y el papel de la mujer dentro del hogar.

La jornada de este domingo 25 de septiembre es fiesta para los pineros, quienes ante los micrófonos de Radio Caribe en los colegios electorales, ventilaron sus criterios acerca del nuevo Código de las Familias y refrendaron su cubanía con su derecho al voto.

Compartir en:

Deja un comentario