Cuando los valores nos acompañan a las urnas

Ser padre es un orgullo para muchos pineros, más cuando dedican parte de su tiempo a la formación integral de sus hijos, a prepararlos porque saben que un día formarán sus propias familias y tendrán en los valores la mejor forma de afianzarse como seres humanos de bien.

Con uno de esos padres me encontré este día de Referendo a favor de un nuevo Código de las Familias para los cubanos, allí en la escuela Josué País, donde hay un colegio electoral. Acompañado de sus dos hijas, a quienes siempre les ha llegado la orientación y el amor de papá.

Para Elizabeth Suárez Acosta, mostrar su carnet de identidad, acuñar su nombre sobre un documento y luego entrar a un cubículo le pudiera ser rutinario, pero no es así, ella entró al privado local acompañada de esos valores que desde pequeña le enseñaron.

Me dijo “tengo edad de votar y vine porque sé mucho del nuevo Código, de sus ventajas para todos los miembros de las familias, incluyendo la mía, porque trabajo y tengo garantías como mujer, porque es un Código para todos”

Mientras, Érika Suárez Acosta señaló: “Yo estoy de acuerdo con todo lo que se dice en el Código, es para el beneficio de niños, abuelas, mujeres, homosexuales, es para todos, que debemos tener los mismos derechos”

Son dos muchachas formadas en los mejores valores y como dijo su papá,  Antonio Suárez, jefe de la unidad de lucha antivectorial en el territorio, es cuestión de educar bien: “Yo desde pequeñas las instruí en qué les toca hacer cada momento, en ser sinceras, en pensar y decidir por ellas mismas”.

Y me dijo” Elbita tira la foto para que sea testigo de que nuestra familia, junta, vino a votar; su mami lo hará pronto, pero ya el estado cuenta con nuestros tres votos, como siempre contará con la respuesta de ser buenos cubanos,  buenos pineros porque esta Revolución garantiza la salud, educación y seguridad de mis hijas”

Compartir en:

Deja un comentario