La honradez y su significado

Honradez se denomina a la cualidad de la persona que obra y actúa con rectitud, justicia, honestidad e integridad. La palabra, como tal, deriva de honrado. ¿Ser honrado es una cualidad perdida en este siglo XXI?, se preguntan muchos.

Muchos ejemplos inclinan la balanza de que ser honrado es una virtud que prima aún en los seres humanos y que denota una correcta formación en quien la práctique.

Cary es una trabajadora en el establecimiento El Cauto, ubicado en calle 20 de Pueblo Nuevo, bodeguera por más de 15 años, conversar con ella tras un suceso ocurrido en días anteriores, me llevó a esta reflexión. ¿Son las personas todo honestas en estos difíciles tiempos?

Resulta que, al ir por café a este establecimiento, presencié un acto de honradez y honestidad cabal por esta humilde mujer, en el momento al entrar a realizar mi compra, un grupo de clientes aplaudían a Cary, pues ella había retenido un bolso que contenía dinero y dos celulares pertenecientes a una madre (profesora) y de su hija que habían concurrido a la bodega a realizar la adquisición del demandado producto.

Cary destaca que al igual que las mujeres, presentes en el otro lado del mostrador se encontraban dos señores que esperaban para que se les despachara vino, estos señores se percataron del descuido de aquellas damas a quienes se les quedó la cartera, e intentaron apropiarse del artículo; nos especificó que tras una fea discusión logró que los hombres le entregaron el objeto, por lo que de inmediato se comunicó con las dueñas para su devolución.

De esta humilde mujer afloraron entre los presentes una variedad de ejemplos sobre su honestidad y honradez, una persona mayor manifestó que es garantía de despacho correcto, a cada uno lo atiende con la entrega del gramaje establecido, en muchas ocasiones la vemos localizando a clientes que han demorado en adquirir un producto.

Otros narraron sobre las no pocas veces en que Cary ha entregado a olvidadizos objetos dejados sobre el mostrador, a lo que ella agregó.

“Ser honesta es algo que siempre exigieron mis padres en la casa, ninguno de mis hermanos se ha manifestado contrario a eso que nos enseñaron los viejos, ahora eso es lo que inculco a mis niñas, me gusta dormir con la conciencia tranquila, como decimos los cubanos”.

“No obstante, en los últimos tiempos he visto cómo se resquebraja esa solidaridad y muchos dejan de ser honestos, más que todo por lo que traen los tiempos de crisis. Yo creo que rescatar valores es una necesidad inmediata. Estamos en tiempos que necesitamos dejar a un lado ese pensamiento de “sálvese quien pueda” y emplear más a menudo el “déjame ayudarte”. alegó.

“La honradez debía ser como el aire y como el sol, tan natural que no se tuviera que hablar de ella”, decía Martí. Y en efecto, la honradez solo sale de su estado de transparencia cuando se pierde, cuando se cruzan los límites morales y nos afecta o nos toca de cerca. Solo miremos a Cary y diremos al final, ¿Quién dijo que todo está perdido?.

Compartir en:

Deja un comentario