Rusia entrega pruebas de programas biomilitares en Ucrania

Los presentes en la cumbre de la CABT celebrada en Rusia la pasada semana, no dudaron de la autenticidad de las pruebas.

El Ministerio de Defensa de Rusia reveló este lunes que entregó a la Convención sobre Armas Biológicas y Tóxicas (CABT) con sede en Ginebra, Suiza, evidencias materiales que ratificarían que Estados Unidos (EE. UU.) desarrolló programas biomilitares en Ucrania.

Según detalló el jefe de las Fuerzas de Protección Radiológica, Química y Biológica de Rusia, Igor Kiríllov, entre el 5 y el 9 de septiembre se desarrolló una cumbre en su país, convocada luego de que EE. UU. y Ucrania violaran sendos artículos de la CABT, y sólo asistieron representantes de 89 naciones, de las 184 firmantes, quienes recibieron copias de los documentos que demuestran la ejecución de tales actos.

Kirílov afirmó que ninguno de los presentes dudó de la autenticidad de los documentos aportados, con datos sobre el cúmulo de agentes patógenos en los laboratorios ucranianos, incluyendo el Instituto de Investigación contra Epidemias Méchnikov, donde se alojaban biomateriales peligrosos en las ranuras de las escaleras y ningún sistema de control los había detectado.

“La parte ucraniana ignoró por completo las preguntas sobre el almacenamiento injustificado de agentes biológicos peligrosos en la instalación y las graves violaciones reveladas de las condiciones de su acumulación”, refirió Kirílov al respecto.

Asimismo, la parte rusa determinó que a pesar de que EE. UU. declaraba que su programa en Ucrania perseguía monitorear las enfermedades infecciosas empleando para ello ciudadanos pertenecientes a estratos bajos de la sociedad y pacientes con patologías psiquiátricas, buscaba en realidad acumular potencial biológico con propósitos militares.

“Las explicaciones de EEUU y Ucrania no fueron nada convincentes en lo que respeta a la extracción de cepas y biomateriales de ciudadanos ucranianos, así como el cumplimiento de las normas éticas al realizar estudios sobre militares, civiles pobres, así como uno de los estratos de población más vulnerables: los pacientes de clínicas psiquiátricas”, destacó Kirílov.

El alto mando ruso también relató que tanto EE. UU como Ucrania se negaron a dar explicaciones relacionadas con la urgente destrucción de documentos sobre las actividades biomilitares en Ucrania, y tampoco pudieron probar que su colaboración en este ámbito en los últimos 15 años mejorara la situación sanitaria de Ucrania.

La parte rusa también se refirió  a la presión ejercida por EE. UU. sobre los países miembros de la CABT, a quienes les exigió firmar una declaración conjunta sobre el supuesto carácter pacífico del programa, orientado a disminuir las desafíos de origen biológico.

Propuestas de Rusia para fortalecer la CABT

El militar ruso también refirió que su país ha propuesto tres acciones para fortalecer la CABT, en primer lugar un mecanismo de verificación, la instauración de un comité científico y la presentación de informes sobre actividades biológicas extranjeras.

Asimismo, Rusia plantea instituir un comité colectivo científico con representatividad geográfica e igualdad de derechos de los participantes, obedeciendo el “principio de los 10”, según el cual los acuerdos deben respetar los puntos de vista alternativos, aunque se expresen por un solo Estado.

Kirílov aseguró que Rusia tomará medidas para seguir de cerca la situación, y señaló que EE. UU. construye laboratorios en las fronteras de sus oponentes, recolecta cepas de microorganismos peligrosos en algunas regiones y prueba substancias perjudiciales en humanos.

Tomado de Telesur

Compartir en:

Deja un comentario