Brigada internacionalista Henry Reeve, ejemplo de amor, solidaridad y altruismo

Cuando hablamos de Colaboración Médica en el mundo, se hace imprescindible mencionar a los profesionales cubanos de la salud, esos que, han escrito innumerables páginas de amor desinteresado, solidaridad y altruismo, ejemplo de ello lo constituye la brigada internacionalista Henry Reeve, que este 19 de septiembre cumplió 17 años de creada.

Fue desde el año 1960 cuando un terremoto dejó en escombros a una parte de Chile, que una brigada médica cubana llevó la esperanza en medio de tanta tragedia y desolación.

Después,  en mayo de 1963, una aeronave de Cubana de Aviación tocaba tierra argelina; llevaba a bordo personal sanitario de la isla caribeña, su misión era atender a la población de aquel país que había quedado sin atención sanitaria tras la salida de los franceses.

Otros fueron los países ayudados en esta esfera por Cuba durante los últimos años del siglo XX, pero el umbral del posterior milenio dejaba una nueva situación de devastación al norte de la isla caribeña.

En agosto de 2005, el huracán Katrina llevó consigo la destrucción y la muerte al sur de Estados Unidos y Cuba ofrecía su personal sanitario para socorrer a las víctimas.

Sucedió que el 19 de septiembre de 2005 las gradas de la Ciudad Deportiva, de La Habana, se colmaron de batas blancas, para hacer frente a la difícil situación en el norte de las Américas. Nacía el Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve, considerado uno de los proyectos solidarios y más humano concebido por el líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, sin embargo, los norteños se negaron a la ayuda ofrecida.

A solo pocas semanas de aquel hecho, el 8 de octubre de ese año, 600 médicos del contingente hicieron sus mochilas y partieron hacia Honduras para atender a las víctimas del huracán Stan. Después vino el desastre natural en Pakistán donde, 2 564 colaboradores cubanos en hospitales de campañas y con un clima nada parecido al de Cuba, ellos participaron en la salvación de cientos de miles de pakistaníes.

Mas, el itinerario del contingente internacional Henry Reeve tendría otras estaciones: en Bolivia y México, por inundaciones; en Perú, Indonesia, Haití, China, Nepal y Chile, debido a terremotos; en Haití, por el cólera; en África, por la epidemia del ébola y, más recientemente, decenas de países, por la pandemia de la COVID.

Cuba llegó a desplegar entre 2015 y 2018 a más de 50.000 cooperantes (la mitad de ellos, médicos), en 68 países, la primera brigada de profesionales de la salud isleños que brindó servicios en el exterior lo hizo en Argelia, en 1963. Desde entonces, más de 400.000 profesionales han servido en 164 países de América Latina y el Caribe, África, Oriente Medio y Asia.

Cientos de médicos, enfermeras, técnicos de la Salud de la Isla de la Juventud han pertenecido a esta brigada y han desempeñado su labor como guardianes por la vida en otros cientos de países del mundo, desde la oficina de colaboración en esta ínsula se les ha hecho llegar una felicitación por su abnegación y su consagración a esta labor tan esmerada y de tanto sacrificio.   

Compartir en:

Deja un comentario