Serbia denuncia que Kosovo recibe armas y equipos de EE.UU.

Serbia está preocupada por las entregas de armas y equipos estadounidenses a Kosovo y a los países de la región, afirmó el presidente Aleksandar Vucic.

También alertó que las autoridades de Kosovo están construyendo bases de fuerzas especiales en el norte de la autoproclamada república, lo que está prohibido por los acuerdos vigentes.

En un discurso a la nación luego de una reunión del Consejo de Seguridad del país, el mandatario serbio indicó que Alemania y Francia, con el apoyo de Estados Unidos, exigieron a Belgrado “solucionar el problema de Kosovo” lo antes posible.

Afirmó que las autoridades de Serbia tienen información de que los albaneses están tratando de tomar el control del norte de Kosovo en silencio y en secreto después de que la policía comenzara a patrullar la frontera entre los dos países y en el área del lago Ujman.

El mes pasado, los Gobiernos de Serbia y de Kosovo acabaron con las crecientes tensiones, con la mediación de la Unión Europea. Ambos alcanzaron un compromiso sobre el reconocimiento mutuo de sus documentos de identidad.

El 27 de agosto Belgrado y Prístina llegaron a un acuerdo sobre la entrada y la salida de serbios y albaneses de Serbia central a Kosovo y Metojia.

En su intervención, el mandatario serbio indicó este sábado que los representantes de la comunidad internacional no reaccionan a las violaciones que cometen las autoridades de Pristina “aunque admiten que tenemos razón”.

Serbia “no va a permitir un pogrom o la expulsión del pueblo serbio” de Kosovo, a cuyas autoridades acusó de violar las normas jurídicas.

“El salvajismo y el comportamiento de bandidos de las autoridades Pristina no tienen fin. No existe cosa, norma jurídica, que no hayan violado”, subrayó el presidente serbio.

El presidente serbio sostuvo que la policía kosovar está estableciendo en el norte de Kosovo, según dijo, puntos de control “ilegales”.

Kosovo, poblado mayoritariamente por albaneses, proclamó en 2008 una independencia unilateral, siendo reconocido por EEUU, Canadá y la mayoría de los países miembros de la UE, pero no por Serbia, Rusia, China, España, Grecia, Irán y otras naciones.

Además, los 120 mil serbios que viven allí tampoco aprueban la autoridad kosovar, tras un conflicto que en 14 años dejó un saldo de 13 mil muertos, según estimaciones de ambas partes.

El mediador de la UE, Miroslav Lajcak, y los enviados de Berlín y París, Jens Ploetner y Emmanuel Bonne, en forma respectiva, realizarán una visita a Pristina y Belgrado el viernes para “impulsar el impulso en el diálogo generado por el acuerdo sobre documentos personales”.

Tomado de Telesur

Compartir en:

Deja un comentario