Discípulos de Julius Fusik, reto del periodismo de hoy

Setenta y nueve años nos separan de aquel aciago 8 de septiembre, día en que el nacismo ejecutó a Julius Fusik en Berlín; y aún el mundo siente el vacío que dejara el periodista checo autor de la icónica frase “!Hombres os he amado. Estad alertas!”

Por eso, más que celebrar por nosotros mismos (porque la fecha devino Día Internacional del Periodista), lo evocamos a él, quien fue además un Filósofo leal al Partido Comunista y un sagaz crítico del teatro y la literatura.

Julius Fisik vio, en plena juventud, cómo florecieron en Europa las ideas del fascismo de la Alemania Nazi dispuesta a colonizar territorios, esclavizar a los pueblos y aniquilar las razas inferiores; y decidió encarar los acontecimientos con el uso de su pluma desde la clandestinidad. Desde los inicios de la ocupación se encargó de las publicaciones ilegales del partido que daban aliento y fe en la victoria.

En abril del 1942, Fucik fue arrestado y torturado por la Gestapo. Pero tuvo fuerzas para escribir entre el encierro y el dolor: Allí, en la cárcel de Panktac, redactó el testimonio del horror y el martirio a que fue sometido en el texto “Reportaje al pie de la horca”, hoy ejemplo de excelencia periodística traducido a más de 70 idiomas. 

Después, en el verano de 1943, fue trasladado a Alemania, y vivió otra vez la afrenta a las puertas de un Adiós. Septiembre no demoró, y los nazis lo ejecutaron al amanecer del día Ocho.

El mundo ha cambiado desde entonces, el fascismo fue derrotado y la Patria de Julius acaso ha sido lo que él soñó. Hoy son otros los males que agobian a nivel global, pero la misión del periodismo sigue siendo la misma y otra vez nos declaramos discípulos de Julius Fusik.

Compartir en:

Deja un comentario