Pineros opinan sobre el nuevo código de las familias

El actual Código de Familia de Cuba está vigente desde 1975. Las autoridades gubernamentales trabajan muy seriamente para que sea aprobado un nuevo código, el próximo 25 de septiembre, en medio de las polémicas por algunos de los cambios que introduce, entre ellos el matrimonio igualitario.

La Isla de la Juventud como toda Cuba se ha preparado para el proceso de referéndum y se han creado todas las condiciones para este fin, todo a partir de una amplia participación del pueblo en su elaboración.

Más que cualquier cosa el nuevo Código de las Familias, “intenta revolucionar el concepto de familia. Este código pretende ser un retrato de la sociedad cubana y de todas las comunidades que esta engloba, defendiendo los principios de igualdad y no discriminación”, dice Antonio Lewis, artista de la plástica.

Para Lewis “Este nuevo código es un principio de derechos, ha generado polémica a partir de su contenido que es amplio, pero quien profundiza en él sabe que incluye los derechos de todas las personas, en eso está su valor”.

Opina Cristina Lewis, su hermana: “Es un documento que da derechos a quienes no los tienen –y los merecen como seres humanos–; sin restarle derechos a quienes de antemano gozaban de ellos. Defiendo el código en tanto se acerca a las realidades de muchos cubanos y cubanas.”

Muy bien valorado por la mayoría de la población estuvo la decisión gubernamental de llevarlo primero a consulta popular y luego a referendo.

Teresa Arguelles, profesora de preuniversitario señala al respecto: “Considero necesaria la aprobación del Nuevo Código de las  Familias, pues este trae un conjunto de normas y leyes que no se contemplaban en el anterior y que están más a tono con la sociedad actual, es muy difícil que el pueblo cubano se equivoque cuando de derechos se trata un asunto”.

“Tenemos que reconocer que es un texto bien contemporáneo, que ha generado diversidad de criterios, ha leído que se realizaron unas 79.000 reuniones y en ellas participaron unos 6,5 millones de ciudadanos, así que todo el mundo tuvo el derecho a opinar, también conozco de más de 20 modificaciones a la propuesta inicial, eso avala que se tuvo en cuenta las sugerencias de la población”.

Norberto Javier Almanza,  es un joven que trabaja de técnico de computación en el reparto Abel Santamaría y también opinó: “Yo lo veo ideal, soy divorciado y ahora se reconoce aún más mis deberes y derechos con mi niña que tiene 5 años, yo me preocupo totalmente por ella, es mi obligación, también de su madre, ella ha dicho que el código se ajusta a como ellos van criando a su hija”.

“No entiendo de maltrato para criar a una niña” aclara Norberto y entonces el joven quiso argumentar: “Yo soy de los que ha estudiado mucho el contenido de lo que se plantea y digo, que no es que se les proteja mucho, solo se les está dando el derecho a ser escuchados, atendidos, criados sin golpes”.

Sobre el resultado de este proceso también dijo: Participé en varias reuniones y te aseguro que jóvenes y personas mayores apoyan el nuevo Código por la justeza que significa para todos. En lo personal no creí necesario emitir ningún señalamiento porque es un código amplio, que no me quita nada y sí me da muchos derechos.

Compartir en:

Deja un comentario